Miker Tower

Dios verdad o necesidad?

Una de aquellas preguntas que nos hace humanos.

Dios…¿Verdad o Necesidad?

Nacer, llegar a existir, despertar. Cada mañana ocurre el mismo fenómeno. Al abrir los ojos nos reconocemos, revisamos el entorno y comprobamos si lo que nos rodea encaja con el orden preestablecido en la memoria. Los recuerdos de la noche anterior presentes por lo general, nos dan el marco de la normalidad a la que estamos acostumbrados.

Cada vez que pienso en ello me reconozco vivo, tomo conciencia de mi existencia, y cada, vez que esto pasa, me sorprendo nuevamente. Es curioso… por lo general doy por sentado el fenómeno de la vida y actúo sólo porque aún queda energía remanente que me permite respirar.

Estiro mis brazos, nadando entre las sábanas de la cama, me saludo con una sonrisa mental y vamos arriba.

La primera vez que sentí la sensación de estar vivo fue en mi niñez en una mañana de flojera veraniega. Esa vez impactado, miré mis manos, moví mis dedos, me alegré ante el latido de mi corazón y dejé de ser sólo un pájaro… al menos esa mañana.

Cuando pienso en la absurda vastedad del universo, esta concepción me causa problemas y quizá por eso no pienso mucho en esto. La búsqueda del orden en el caos o las leyes que mantienen todo en su lugar es una constante. Desde el momento de percibir vida propia, preguntamos porqué se está vivo. Y esa búsqueda lleva a idear respuestas que dejen satisfecho. Buscar (y en el más feliz de los casos, inventar) la razón del orden, es la manera de hallar sentido en esta magnífica sincronía.

Es innumerable la cantidad de hechos que nos recuerdan nuestra pequeñez relativa y nuestro carácter efímero. Al mismo tiempo reconocemos la grandeza humana, nuestra capacidad única de aprender y el anhelo por comprender. En esta contradicción surge la tormenta, el conflicto provocador de interrogantes. Solos ante el abismo, llegamos al límite de la razón y gritamos ¿porqué estoy vivo?… Un paso más allá, lo infinito que nos aturde con su silencio.

El tema muchas veces me ha agotado, parece vital tener una posición frente a esta cuestión, es la manera de encuadrar la razón que nos obliga a seguirlas rutinas de nuestro papel.

Los límites de nuestros sentidos nos confinana un espacio reducido. Este hecho es la razón fundamental por la cual no podemos entender el completo fenómeno de la vida.

Una de las fuentes de explicación a esta interrogante, es la religión.

La religión no tiene la necesidad de probar cada afirmación. Parte de un supuesto incuestionable,base de toda la estructura de ideas. “Dios existe”, debe existir. La religión como reflejo de la cultura del hombre va cambiando y se adapta para suplir las necesidades de sus usuarios.

La importancia de los dioses obedece a la necesidad del hombre de sentir seguridad en un entorno que le es hostil. Así la humanidad define a sus dioses por la convención de algunos. El método es, como adoptar por ejemplo una dimensión cualquiera, supongamos una unidad de tiempo, el segundo. Y nos ponemos de acuerdo en decir que es el lapso que le toma a una frecuencia de luz en determinada transición de Cesio lograr 9192631770 ciclos. Pero ¿cómo definir a Dios? Si se admite su existencia, la definición es imposible. No podemos decir “Dios es…” y confinarlo en una definición, su enormidad no admite fronteras. La posibilidad que nos queda es que él mismo nos diga, “Ego sum”, y se nos “revele”. Pero esta es una idea cíclica, “Dios dice que Él es”.

De tal modo que hallo dos opciones, una es aceptarla idea de un dios porque se hace intolerable su inexistencia y por contrario la opción es negarlo por la complicación que reviste su figura y la incongruencia que implica frente al sufrimiento humano.

Algunas culturas adoptan elaborados registros compiladosen varias generaciones para atestiguar su propiedad de la “verdad revelada” y avalar sus posturas. No hablo de principios de conducta y buen vivir que el hombre ha ido descubriendo, los cuales pertenecen al legado ambiental y genético de la humanidad. Hablo de esas “verdades” que tratan de las conductas de las deidades y la liturgia que se espera los hombres rindan.

Esa “verdad” a diferencia de los hechos científicos establecidos es propia de quienes suscriben a tales compilados culturales, orales o escritos, pero no es aplicable a los demás. Si se tiene una creencia en dioses particulares, quien tiene tal creencia separará al resto de sus congéneres en “creyentes” e “infieles”, no obstante, el mismo modo de actuar posee el “infiel” que lo juzga a él mismo mirándolo desde la calle de enfrente.

Quizás una manera de evaluar la verdad de un dios es ver los efectos que produce tal creencia en los que adoptan tal idea. Pero esta postura adopta unpunto de vista antropocéntrico. Encontramos que la idea de dios es funcional para el hombre, procede del hombre.

El que Dios “deba” existir es una restricción impuesta por nosotros. La dificultad es que la “solución” alproblema de la creación no se “resuelve” con la creencia en un creador, es sólo una hipótesis temporal.

Noto en este punto la ventaja del creyente en dioses (uno o varios), a saber: este logra su “orden y solución” anticipada y definitivamente.

Quienes creen que los escritos judeo-cristianos llamados comúnmente “La Biblia”, son la revelación del dios creador Jahvéh o Jehová, leen en el Génesis “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”.

Hoy los descubrimientos científicos establecen que en verdad el universo se encuentra en verdad en un proceso de expansión tremendamente acelerada, lo que ha hecho concluir que universo surge de un principio, una “singularidad” de masa infinita y tamaño infinitesimal. Los dichos de este libro hebreo, han coincidido con ciertos aspectos de la verdad establecida y esto hace que quienes adopten la creencia de la revelación de este libro, sientan que sus declaraciones de aperturason “verdad” al mismo nivel.

El hombre de fe llena los espacios de lo que es incapaz de saberse con su verdad divinamente inspirada (gr) Theospneustós , insuflado por Dios) y esto le permite afrontar con éxito los dilemas. Su verdad le es satisfactoria con tal que no se encuentre con otra “verdad” que sea mayormente satisfactoria en la tarea de explicar fenómenos desconocidos. Quienes no adoptan tales puntos de vista generados por la tradición o los deseos, buscan las explicaciones de los fenómenos en hechos físicos, naturales y al hallar las respuestas acaban con los mitos. El hombre de fe entonces adapta sus “verdades” a la nueva información obtenida.

En consecuencia, pienso que la idea religiosa de “la verdad” siempre estará presente en el hombre, pues no creo posible que la investigación científica pueda explicar satisfactoriamente todas las cosas que ocurren, jamás. La religión estará siempre ligada a la figura del hombre para brindar orden a las ideas y con esto otorgar la paz mental. Expresado así, laidea de Dios es una necesidad humana, una invención para otorgar respuestas.

En este aporte, la figura del cristianismo, en su contribución a nuestra cultura es incuestionable. Los judíos introducen la figura de un Dios único, creador que se revela al hombre en su deseo de acercarse a este y bendecirlo. Tal como los mitos antiguos de la caja de Pandora, los escritos judíos explican el origen del mal. En la Biblia, este origen, se manifiesta como una rebelión a la soberanía del creador, un insulto a su derecho a gobernar. Los escritos cristianosconcluyen la compilación religiosa mencionando la manera en que acaba el mal, otorgando esperanza de un futuro mejor establecido por mano del Mesías, el caudillo libertador, la personificación del dios vivo en hombre, Jesús.

“Saber” que existe una personatodopoderosa controlando todo acontecimiento, con total conocimiento de causa, estableciendo e imponiendo su voluntad bienhechora para nuestro disfrute, es una idea tremendamente encantadora para algunos.

Cumple perfectamente con la tarea de “llenar el hueco”.

La figura del dios judeo cristiano, alcanza en el pueblo israelita y su refinación cristiana un perfil sublime. Los escritos sagrados judeo-cristianos destacan por la coherencia de su tema central que culmina en el Apocalipsisdiciéndonos “La tienda de Dios estará con la humanidad y Dios mismo estará con ellos. Enjugará toda lágrima de sus ojos y ya no habrá más muerte ni lamento ni clamor ni dolor”. Esta visión atractiva de un Dios interventor en la historia, ha captado la atención de millones de personas en los últimos dos mil años y ha sido motor de innumerables gestas religiosas.Pero es engañoso concluir que un célebre escrito sea “divinamente inspirado”, sólo por su singularidad. De nuevo se llega a un razonamiento circular “La Biblia viene de Dios porque Dios lo dice”.

En este punto encontramos una dificultad insalvable para esta “verdad” o cualquier otra “verdad” religiosa. La verdad es un hecho objetivo y aplicable en cualquier parte. Pero los escritos religiosos permiten la interpretación múltiple de ideas. Ni la biblia ni ningún otro escrito religioso “divinamente inspirado” tienen la facultad de permanecer uniformes al momento de ser leídos. De ser cierta tal inspiración, no es posible explicar la multiplicidad de interpretaciones que pueden extraerse sin contradicciones. Alguien dirá que en esta facultad está la riqueza del mensaje. Pero ciertamente no sería un buen manual de cocina, uno cuyas recetas pudieran entenderse de maneras distintas y válidas al mismo tiempo. No existe una “acotación del conjunto posible de soluciones” en la verdad religiosa, es decir es una “verdad” condicionada a mi cultura. La verdad establecida, no es así y en esa verdad creen los que investigan los hechos establecidos.

Antes (en mis vidas pasadas) opiné que la ciencia era dogmática, que se aferraba a sus conceptos con uñas y dientes. Pero me complazco en descubrir que no es así, la ciencia tiene la actitud de decir “¿Tienes una buena idea?, Demuéstrala. Si pruebas tu idea de manera sistemática, todos debemos cambiar nuestros conceptos errados”.

La ciencia establece “modelos” que se esfuerzan por explicar la verdad, y en nuestras limitaciones avanzamos al entendimiento racional y sostenido de lo que nos rodea. El camino por descubrir es infinito, pero los curiosos, los inquietos, los soñadores, los buscadores, están encontrando y seguirán haciendo los aportes para que integremos gradualmente el gran legado de la investigación concienzuda y laboriosa. Gracias debemos dar que los gigantes intelectuales no digan “esto ocurre así por la voluntad de Dios”.

A diferencia lógica, hace dos mil años atrás, se dijo lo que leemos en el corpus-paulinus “Hay una fe, un señor y un bautismo”. Sería interesante imaginar la opinión del escritor acerca de los miles de “verdades” religiosas cristianas que abundan hoy en día.

Hallamos que la única manera de mantener la uniformidad de mente religiosa es nombrar o reconocer la supremacía espiritual-intelectual de un grupo de elite colegiado, que piense por nosotros la verdad de Dios y la exponga posteriormente como “el único conducto entre dios y los hombres”, como los depositarios de las “verdaderas interpretaciones” de la “religión verdadera”. Esa “verdad” exclusiva del grupo selecto de receptores-mensajeros, es válida tan sólo para quienes admiten las credenciales de aquellos iluminados y voluntariamente (en el caso más feliz), adoptan sus verdades. Estas a su vez son mitos para todo humano que no reconoce autoridad a aquel grupo.

Entonces tenemos que las organizaciones religiosas, todas ellas jerarquizadas, requieren que sólo los especialistas en asuntos religiosos interpreten la revelación y extraigan la “verdad”. Los religiosos “de a pie” a su vez, adoptan creencias fruto de tradiciones o una compilación de ideas que les son atractivas y les son apreciadas como métodos de explicación del orden.

Es por esta razón que la idea de Dios es una utilidad humana. La da un marco en el cual desenvolverse y sentir tranquilidad.

A su vez, las religiones organizadas, son capaces de responder más coherentemente a las cuestiones y problemas planteados, sin caer tan rápido en las contradicciones. De forma que a más respuestas provenientes de la fe, más seguro es el modo de vida del creyente que adopta tal fe.

El tener conciencia de existir es una experiencia sobrecogedora (como decía antes). Y no existe mayor razón que el temor y el orgullo, como la fuente de ideas que le hacen concebir que su persona es especial, un individuo irrepetible que vive bajo la atenta observación de su creador.

Para enfrentar la más clásica argumentación de la existencia de Dios, usaré una frase del Corpus-Paulinus “Por supuesto toda casa es construida por alguien, pero el que construyó todas las cosas es Dios”

A simple vista, el razonamiento es válido. Pero encontramos nuevamente el desarrollo de ideas circulares. El que toda casa sea construida por alguien, hecho establecido como verdadero, no puede usarse como prueba de que (el dios del escritor) exista y haga todas las cosas. La parte b) es un supuesto que yo deseo probar. El escritor cristiano establece la existencia de (su Dios), como hecho definitivo y lo proclama como la “verdad”. Pero que él crea sinceramente en esta afirmación, no hace de esta una “verdad”. El escritor cristiano desea creer en esta afirmación, pues si admitiera lo contrario, su completa referencia temporal se destroza.

Aún así veamos la imposibilidad de afirmar que Dios existe o no existe:

El “hacedor” es mayor que su obra. Si una casa, lugar de habitación para hombres mortales, requiere la existencia de un hacedor, el universo, infinitamente más complicado que una residencia humana, debería tener un hacedor, que es en definitiva, una persona inteligentísima y todopoderosa, a quien llamamos “Dios”.

Poetas judíos escribieron en Salmos“Los cielos están declarando la gloría de Yahvé y las obras de sus manos la expansión está informando”, de manera similar enIsaías encontramos “Miren a lo alto y vean… ¿Quién ha creado estas cosas? Es aquel que está extendiendo el ejército de ellas, a todas las llama aún por nombre”. Saulo de Tarso escribe en Romanos “Porque las cualidades (invisibles) de Dios se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y divinidad, de modo que ellos (los no creyentes), son inexcusables”.

Aunque es una perogrullada hablar del intrincado orden del cosmos. Mientras más sabemos de la verdad del universo, más sorprende su armonía y belleza. Hasta se ha encontrado el “orden en el caos”, descubriendo patrones ordenados de repetición en eventos de azar. Si admitimos la figura de un creador, debemos intuitivamente suponer que el creador es mayor a su obra de creación. Entonces ¿Quién creó al creador?

Los Salmos dicen “de tiempo indefinido a tiempo indefinido tú eres Dios”, es decir “desde lo infinito, tu existes y por siempre existirás como Dios”. En este punto, se llega al límite de las capacidades religiosas. Es un punto análogo al ¿Porqué existo? del no religioso.

Ambas posiciones deben ser llenadas con especulación no contradictoria de hechos conocidos.

Para los religiosos cristianos, Dios siempre ha existido, y esa incomprensible frase debe aceptarse como cierta. Para los no religiosos la razón de la existencia no puede determinarse.

También pudiéramos especular gratuitamente “el universo es cíclico, se expande y se contrae y siempre ha sido así y siempre lo será”, y llegamos a foja cero. Porque si lo afirmamos y recontra afirmamos por los siglos de los siglos amén, esta idea quedaría en el colectivo mental y se aceptaría como “VERDAD”.

Hay quien ha dicho que la aparición de seres vivos inteligentes es el más trágico error de azar en la naturaleza. No podemos decir si eso es así o no. Simplemente no podemos saberlo. Los hechos tienden a que muchos no crean en un dios que interviene al considerar el extremado sufrimiento humano, la multitud de religiones o las complejas teologías fuera del alcance del hombre común, el modo en que la religión ha servido en muchos caso para explotar a millones que han creído que su suerte en la vida es la voluntad de dios, originando reacciones interesantes como afirmar que la religión es sólo un analgésico mental. Otros ante la misma verdad reaccionan de manera diferente y no pueden tolerar la no existencia de un dios que los deja solos ante un mundo hostil y desconocido, sin comunicación o apoyo sobrenatural, sin posibilidades de acceder a una proyección después de la muerte, sin la alternativa de la vida eterna ante una destrucción y aniquilación completa. No pueden explicarse la irracionalidad del mal o la sublime belleza del amor. Para estos, Dios es una verdad, para aquellos Dios es una necesidad.

Esta cuestión está lejos de resolverse.

Pienso que es importante adoptar una posición que otorgue estabilidad emocional y permita enfrentar la vida de manera viable. Sería desconocer la riqueza de la humanidad el olvidar las emociones y sentimientos altruistas de amor por el prójimo y hacia uno mismo. Este amor es un problema que atenta con la conveniencia de la supervivencia del más apto, pues busca el bien para otros en primer lugar (Aunque hay genetistas poblacionales que explican matemáticamente estas conductas).

Si todos nos rigiéramos por la norma del amor, el entorno que nos rodea cambiaría radicalmente. Encontramos pues que Jesús de Nazaret, aún desde un punto de vista puramente histórico, es una figura revolucionaria, su mensaje plasma de manera abordable, un ejemplo superlativo de buena convivencia.

La creencia en potestades benefactoras, da estímulo más que suficiente para intentar caminar por una senda de amor como la de Jesús.

La creencia en un Dios es un incentivo para vivir respetando los límites de la humanidad.

Sera Dios Verdad o necesidad ?

A medida que el hombre vaya desarrollando su conocimiento de la verdad natural, será necesario ajustar los conceptos míticos del funcionamiento del universo, pero en nuestras actividades cotidianas, mientras no tengamos más certezas a las que dar crédito, seré consciente de que la idea de la existencia de dios es, para mí, una necesidad.

miker

Logomiker2

22 Comments on Dios verdad o necesidad?

  1. Anonymous // 11/03/2009 at 5:44 am //

    Estudiando el fenómeno espiritual de forma objetiva, me pregunto, ¿qué sucedía en el cerebro de Ezequiel mientras tuvo sus visiones?

    Dice Ezequiel cap. 1 que tuvo una visión de Dios, que es la visión del carro-trono o mercaba, visión muy detallada respecto a los querubines, ruedas dentro de ruedas con ojos, una expansión en forma de electro, relámpagos, fuego, es decir, toda una teofanía en su esplendor.

    Se lo inventaría el buen Ezequiel?? Estaba aferrándose a la imaginación de su mente que le ayudara a manejar su frustración de exiliado en Babilonia??

    Y Saulo de Tarso camino a Damasco??
    Quedó ciego por haber visto a Jesucristo glorificado. Hubiera sido útil hacerle un examen oftalmológico, y un scanner cerebral a ver de dónde se sacó la idea de haber visto a Jesús, o realmente lo vio??

    Será que los registros incas que atestiguan que hubo un día en el que la noche se prolongó, coincidirá con el día en el cual el Sol no se ocultó, porque Josué le pidió a Dios que parara el sol para vencer a la coalición de reyes contra Israel??

    Será verdad eso de que Dios existe??

    Y si así es, qué está haciendo por mí, a mi favor (pregunta absolutamente pragmática)??

    Si oro a Dios y Él me responde, quién me respondió? Dios o coincidencias afortunadas? Y si siempre sucede lo mismo? Dios siempre me responde o siempre vivo de felices coincidencias?

    Honestamente, uno cree más en lo que vive, que en lo que vivió otro. Uno cree en su vivencia, y no en la de otro. Si Moisés abrió el Mar Rojo gracias a Dios, qué bueno. Pero si yo puedo hacer que Dios actúe a mi favor, le tengo más fe a eso que al relato del Éxodo.

    Será la Biblia un escrito inspirado de Dios, con el objetivo de inspirar y motivar la elección de posibilidades para crear realidades, en las que uno ejerce el libre albedrío con conocimiento de causa y efecto? Y llamo realidades a aquellas situaciones en mi vida producto de mi voluntad de ser responsable de mi propia vida, sin adjudicarle dicha responsabilidad a padre, madre o religión alguna. Porque, hablando claro, si me defraudó una religión, me defraudó Dios también?

  2. Este tema de las coincidencias agradables, más bien las llamadas coincidencias felices…es un asunto extraño.
    Las experimento día a día.
    Y al perderme en las elucubraciones de mi pensamiento matemático, me pongo a pensar en si todo lo bueno que me pasa obedece a un fin superior.
    Tengo una sospecha…más bien una corazonada…
    esas cosas que te dicen:
    Cómo es posible que esto pase?
    Porqué ahora?
    Porqué aqui?
    Porqué justo en este momento?

    Y qué me dirá si me estoy acercando a otro instante en mi vida en el que las cosas cambian dramáticamente…digamos aquellas cosas que hacen que la vida alcance un sentido a nivel personal?

    Yo no podría jamás dar sentido a la vida de otras personas, parece ser que cada uno debe buscar la respuesta a esta pregunta…O PEOR aún (o mejor, si lo deseas), el sentido a la vida simplemente llega.
    Llega así, llega, llega y te golpea como si fuera un arco iris, o un ramo de flores. Te golpea con una sonrisa que te remece el alma, con unos ojos que te miran amables desde la otra esquina.
    Y cuando despiertas a tu aturdimiento, te enteras que la vida parecía que sí tenía sentido.
    Me gusta un mundo así…a pesar de que podría explicar un mundo lleno de fractales y repeticiones ordenadas en un caos que nos envuelve.
    Esa entropía que todo lo desordena y que nos separa de lo que podríamos amar…de pronto por una razón que es mas fuerte que lo que mi intelecto comprende, nos junta con aquellas almas que nos hacen sentir que la vida puede ser vivida de un modo más grato cuando viajas acompañado.

  3. Anonymous // 11/07/2009 at 2:26 am //

    Creía que Dios me castigaría si un día sencillamente no iba al Salón del Reino. Para qué? he escuchado la misma perogrullada tantas veces que me niego a creer que eso es lo que me acerca a Dios.

    No reniego de lo bueno ni de lo malo. Reniego del sistema que me dice que tengo que ser una copia al carbón sacada de la mente de varios hombres que ni conozco y que me dicen que me hablan en el nombre de Dios.

    Sencillamente Dios no me anula ni niega mi existencia como ser pensante con libre albedrío y voluntad.

    Aunque es un poco extraño, poco a poco he descubierto que Jehová sí está conmigo. Que todo aquello que un día prediqué no era ilusión. Era verdad. Es verdad. Dios existe y yo existo para Él, como individuo, como persona, sin mayor atadura que la de mi corazón que decidió un día hacer su voluntad. Por amor. No por ir al cielo, o a la tierra, o a la felicidad eterna un día después del Armagedón.

    Eso no es una ilusión. Dios existe para mí aquí y ahora, porque definitivamente, aunque creo en la causalidad y ser la causa de mi propio destino siempre creo que alguien allá arriba me mira, y como dice Sofonías 3:17, calla de amor por mí. Sé que cuando no he tenido fe en mí, sé que cuando mis sueños parecen morir sencillamente sucede algo que parece ser una voz del cielo y dice “sigue adelante, no te rindas, porque estoy contigo, sé de qué eres capaz, tú no te lo crees, pero tú y Yo somos un equipo”.

    Saber que día a día por muy dura que haya sido la jornada, las estrellas, la luna, el fresco de la noche me recuerda que el día se acabó e hice todo lo que tenía que hacer. Pero aunque yo duerma Alguien nunca duerme y se sigue encargando de mí y de hacer crecer las semillas que planto y que se convertirán en el éxito, la prosperidad y el bienestar, porque de eso se trata el oculto evangelio de Jesús.

    Gracias por la oportunidad de decir estas palabras.

  4. Anonymous // 11/07/2009 at 2:51 am //

    Déjame decirte esto.
    El impacto de haber recibido una doctrina como esta es algo que marca. Y la primera impresión que nos da lo que nos rodea es que todo es falso, que todo es una ilusión.
    Cómo no entenderlo, si aquellos en quienes confiamos jamás nos mentirían tenían una tremenda trama orquestada con el fin de sacar de nosotros lo mejor que teníamos. No hablo del anciano de turno, aquel pobre hombre que se desvive en una tarea para la cual cree que ha sido comisionado por Dios. Hablo del accionista de la WT que vive a cuerpo de Rey en lujos que ni sabemos que pueden haber. La historia del corrupto abogadillo que inventó a los testigos de Jehová, después de sus inicios a manos de Russell es el vivo testimonio de la mentira y la manipulación descarada de personas sinceras. No hablo como te dije de aquellos que creen de verdad lo que hacen…sino de aquellos que manejan la verdad “plástica”, aquella que se amolda a cada nuevo papelón y fiasco interpretativo de profecías que jamás se cumplirán.
    Vivir la vida lejos de eso que amamos, de eso que es dios, nos pone en un lugar en el que yo me imagino al justo Job.
    Me imagino a dios diciéndome…”Y tú crees que porque has hecho un curso de astrofísica…sabes toda la verdad del cosmos…donde estabas tú cuando yo hice la tierra”?…y ahí, me encojo de hombros doy vuelta y comienzo a mascullar mis argumentos refinados, que simplemente anestesían el golpe sufrido a mi orgullo intelectual.
    De un modo extraño, hay cosas que están pasando en mi vida.
    Una persona muy especial me ha hecho ver que puedo escuchar estos temas sin necesidad de dar espadazos como el Rey Leónidas ante los Persas. En verdad amigo…creo que podemos disfrutar de la idea de Dios, o de Dios así a secas, sin el “amable auspicio” de ninguna religión que profite de nuestra vida. Hay mucha gente sincera en todas partes, que nos dice cómo la fe de ellos en verdad las ha cambiado la vida. Llamalo como quieras…convencimiento?, lavado de cerebro? Y sabes?
    Qué mas dá, si lo que provoca es felicidad.
    Creo que nos hace bien creer, yo mismo estoy experimentando después de mucho tiempo una grata sensación de paz.
    PD. If one day you read this.
    Thanks SB.
    (Small Bunny)

  5. El comentario anterior es mío.

  6. Anonymous // 11/07/2009 at 3:40 am //

    En este momento de mi vida, no me siento con rabia o frustración por lo pasado. Creo que eso es pérdida de tiempo y energía y mi vida no se merece más eso.

    Me refiero a la sensación de saber el enorme vacío que existe en aquellos que están convencidos de sus ilusiones. Le comentaba a alguien que junto a mí ha pasado por este proceso, que me preguntaba si estos hombres que dirigen, saben o tienen consciencia (conocimiento de sí mismos) del entramado de ilusiones que venden.

    Es una cuestión que no me debe preocupar más a mí que a ellos. Recuerdo en este momento a las bodas de Caná de Galilea, donde Jesús hace su primer milagro. Lo recuerdo porque habían dos tipos de personas: los borrachos, a los que les daba igual tomar vino excelente o el peor vino, y aquellos que estaban atentos y disfrutaron el vino excelente.

    Siento que los borrachos, los que no tienen sentido de realidad, sencillamente ya no pueden salirse de ese círculo vicioso de repetirse a sí mismos que todo está bien. Se hunde el Titanic, pero mientras suene la música de cámara con violines y todo, está bien. Aquellos que ven que las cosas no funcionan, pero prefieren perpetuar el error.

    Yo quiero el vino excelente. Quiero saborearlo, disfrutarlo, catarlo a más no poder. Quiero disfrutar de la bendición y la plenitud de Dios y que vendieron me como algo no posible si no estás sujeto al sistema WT (horas de predicación, reuniones, mostrar lealtad absoluta a la WT).

    No más manipulación en el nombre de Dios, y sí a esas maravillosas y benditas oportunidades que se están abriendo.

    Dice Romanos 8:30:
    Ahora bien, sabemos que Dios hace que todas sus obras cooperen juntas para el bien de los que aman a Dios, los que son llamados según su propósito

    En esas “coincidencias felices y afortunadas” Dios opera con un propósito. Cuál? Sólo Él sabe. Pero sí se que para los que aman a Dios TODAS LAS COSAS COOPERAN JUNTAS PARA BIEN.

    Porque queda claro. Un sistema religioso, como tantos, se prueba a sí mismo como fallido. Pero Dios no falla. Si se confunde el sistema fallido de la WT con Dios, allí definitivamente uno comprueba que la WT logró su propósito y te alienó la mente. Si la decepción de la WT, o del catolicismo (por supuesto, el TJ vive una decepción PEOR) te hace decepcionarte de Dios…

    Si crees que porque te falló la WT te falló Dios y no sabes diferenciar…

  7. Creo que en verdad estoy llegando al punto que me dices.
    Porque la WT no tiene NADA que ver con Dios, nunca lo ha tenido, ni nunca lo tendrá.
    De cierto modo…al haberme salido de allí, me dice que hubo algo que me sacó y me tiene ahora en rumbo a cosas gratas, nuevas y mas felices.
    Sigamos dandole al tema.
    Como una vez he dicho…dios es una necesidad humana?
    Que hay si lo es?
    Yo soy humano o no?

  8. Anonymous // 11/07/2009 at 4:30 am //

    La necesidad humana de Dios es una especie de buckminsterfullereno, o sea, un compuesto de carbono de 60 átomos de carbono unidos para formar una molécula C60 de hexágonos y pentágonos dispuestos en forma casi esférica, como la envoltura de una pelota de fútbol.

    La metáfora enrevesada es muy útil, porque hay una especie de maniqueísmo, complejos de orfandad colectiva, frustración y decepción cuando hablamos de Dios. Sí, te sientes el ser más poderoso del universo si crees que Dios está contigo. Pero si algo te sale mal… se acaba la luna de miel.

    No preguntó Cristo al Padre por qué lo había abandonado?

    Por qué será que mos momentos más “teológicos” o culminantes de Cristo no han sido nunca analizados en profundidad?

    Por lo menos, yo que llevo años estudiando estos asuntos “peludos” “complicados” y “sólo para filósofos” y “teólogos”, siempre consigo que no hay nada que exlique cómo Cristo sudó sangre pidiéndole a Dios algo y Dios dijo No. Y cómo Cristo agonizando expresó que Dios lo abandonó y no precisamente se apareció un arco iris que hiciera más llevadera la agonía.

    Necesitaba a Dios Jesucristo en Getsemaní? O en el Gólgota?

    En Getsemaní Cristo necesitó a Dios, y Dios envió un ángel y lo consoló.

    El momento cumbre, y es el que quizás debemos aprender y saber sobre si realmente necesitamos a Dios en el Gólgota, es decir, en ese momento en el que sientes que no está Dios allí.

    Si Dios no apareció por ninguna forma posible diciéndole a Cristo cuando él le dijo que por qué lo había desamparado, allí en el Gólgota, debo asumir que ESO no era lo que necesitaba Cristo.

    Cristo se necesitaba a sí mismo.

    Esto no es autoayuda.

    Pero así como hay momentos, que son los momentos de buscar y necesitar a Dios y Dios aparece, aunque solemos ignorarlo y no agradecerlo, hay momentos en los que es NECESARIO para uno mismo que se haga notar el poder interno, ese material que revela de qué estás hecho.

    Recuerdo a Job.
    Se dice que Job estuvo durante algún tiempo sufriendo después de perderlo todo. Hasta la mujer perdió (lo abandonó).

    Pero, desde los capítulos 38-42 de Job, aparece… Dios. El necesario Dios.

    Uno se imaginaría que lo primero que le diría Dios a Job es algo así como: “Hijo, Job, has sufrido tanto, lo has perdido todo, pero tranquilo, yo te recompenso”.

    ESO es lo que uno cree que necesita escuchar de Dios cada vez que algo sale mal, te despiden del trabajo, o pasa algo malo. Uno cree que necesita esa “sopita de pollo para el alma” de parte de Dios.

    Pero. No.

    Dios le hace alrededor de 40 preguntas (más o menos) que Job nunca podría contestar.

    Mis favoritas son:
    “Dónde te hallabas TÚ cuando YO fundé la Tierra?”
    “Me pronunciarás inicuo para que tú tengas razón?”

    Y Job, se limitó a decirle a Dios lo siguiente:
    Job 42:2-6

    “He llegado a saber que tú todo lo puedes, y no hay idea que te sea irrealizable.  3 ‘¿Quién es este que está oscureciendo el consejo sin conocimiento?’ Por eso hablé, pero no entendía cosas demasiado maravillosas para mí, las cuales no conozco.  4 ‘Oye, por favor, y yo mismo hablaré. Yo te interrogaré, y tú dame informe.’  5 De oídas he sabido de ti, pero ahora mi propio ojo de veras te ve.  6 Por eso me retracto, y de veras me arrepiento en polvo y ceniza”.

    Job reconoció con humildad su ignorancia, su pequeñez ante el Todopoderoso, y el hecho de que ahora no conocía a Dios de oídas, sino de vivencia.

  9. Anonymous // 11/07/2009 at 4:30 am //

    El punto es:
    Es Dios una necesidad?
    Ese no es el punto en cuestión. El punto es: será acaso que mi necesidad más grande soy yo mismo, mi propia identidad, y asumir lo que Yo soy, aún cuando aparentemente Dios no me tiende la mano, sin culpar a Dios por ello?

    Seré el hombre o la mujer hechos a la imagen y semejanza de Dios, con dignidad, poder y dominio, sobre su mundo interno y sobre su mundo externo, o seguiré siendo como el Adán que se esconde avergonzado de sí mismo, irresponsable por sí mismo, tan perdido y desolado en Edén que el único argumento ante la interpelación de Dios es decir: Dios tú tienes la culpa de mi error porque me diste a Eva.

    Hasta cuándo creer que es Dios el problema y no yo?

    Cómo tener la solución a un problema sin siquiera saber cuál es el problema?

    Cuando necesitas a Dios, Dios aparece, creas en Él o no, seas creyente y desagradecido o no.

    Y cuando te necesitas a ti mismo, quién aparece? Nadie. Porque cuando uno no se tiene a sí mismo, uno no puede ayudarse.

    No será ese el problema de la “necesidad de Dios”?

  10. Anonymous // 11/08/2009 at 5:27 am //

    Aprecio por supuesto lo bueno que me pasa a mi. Es grato creer que cada cosa buena es una bendicion de mi Padre celestial. Y porque no, si El, como padre bueno, sabe dar regalos buenos a Sus hijos? Pero, como dijo otro comentador, cuando algo mal le pasa en la vida, se acaba la “luna de miel,” y a veces te pones a pensar que quizas Dios no es tan digno de confianza como creiste…

    Lo unico que me conforta en esta situacion es lo del recordar, que en mi pasado, todo si me ha juntado para bien, como dice Romanos 8:28.

    Estoy pensando sobre el ano pasado, cuando encontre “tragedia” tras “trajedia,” en mi perspectivo en el momento. Llegue a ver en parte que algo estaba pasando por la voluntad de Dios… que los acontecimientos tenian una semejanza de orden, aunque me causaron mucho dolor y frustracion. Creia aunque no tenia respuestas a mis tantas preguntas sobre el sentido personal de lo que estaba pasando.

    Casi un ano ha pasado, y todavia no he visto aquel “cianotipo” misterioso de Dios. Pero me da asombra ver los resultados que siguen de estas acontecimientos dolorosas. Como yo he criado de caracter… y de practica… y de fe.

    Y no puedo echar de mente lo que… si me hubiera quedado alli donde estaba, nosotros no habriamos conocido.

    Hay una historia en la Biblia (Juan 9), es cuando Jesus sano a un hombre que nacio ciego. Sus discipulos, mirandolo, le pregunto del sentido de su condicion. Quien fue culpable? le preguntaron. Fueron creyentes, y automaticamente suponieron lo que nosotros especulamos–que todo que pasa al hombre tiene algun sentido. Jesus dice que si habia sentido, pero no fue por la culpa de ninguna persona, sino para una razon que existia en la mente de Dios, que implico a otras personas y, ultimamente, la gloria propia de Dios.

    “Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza,
    nuestra ayuda segura en momentos de angustia.
    “Por eso, no temeremos
    aunque se desmorone la tierra
    y las montañas se hundan en el fondo del mar….
    ” ‘Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios.
    ¡Yo seré exaltado entre las naciones!
    ¡Yo seré enaltecido en la tierra!’ “
    -Salmos 46:1-2, 10

    SB

  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  12. You´re everything except a randomized chance.

  13. Miker // 11/08/2009 at 9:05 pm //

    Cuando una persona estima que dios en una verdad, que él es bueno, que nos ama, y que en definitiva desea lo mejor para nosotros. Nos queda la sensación de saber que lo que ocurre, siempre ocurre para bien.
    Pensando en mi vida, y en todo lo que ha pasado, ya no deseo luchar en contra de esa sensación, sino más bien deseo empezar a disfrutarla nuevamente.
    Como le decía a una persona muy querida por mí, hace unos días, “Mira la puesta de Sol, qué más dá si entendemos la razón de la Física detrás del color de esos hermosos colores rojos. Lo importante es disfrutar esta bella puesta de Sol”
    “Si dios no existe, todo está permitido” dice Karamazov.
    Yo NO creo eso.
    Pienso de verdad que una persona atea puede ser virtuosa de todos modos, pero ese, no es el punto.
    El tema es…el dios de fábula, ese viejito de barba sentado en una nube, o aquel dios vengador e irascible, no es el dios de verdad..aquel a quien Pablo intuyó en los griegos, aquel “Agnostos Theos”.
    Ese dios es a quien en verdad yo siento ahí y es aquel que me hace andar en donde el me quiera llevar.
    Sea como sea, fuere como fuere, ya no necesito dar la espalda a estas realidades.
    Y a pesar de que no tengo nada, creo que cada vez tengo más.

  14. Anonymous // 11/09/2009 at 1:07 am //

    Hey Miker!

    Lo del Romanos 8:28–has leido el contexto? Versiculos 28-30… pues aun todo el capitulo 8. Lo leimos hoy en la iglesia.

    Nos vemos! 🙂 SB

  15. Οἴδαμεν δὲ ὅτι τοῖς ἀγαπῶσιν τὸν θεὸν πάντα συνεργεῖ [ὁ θεὸς] εἰς ἀγαθόν, τοῖς κατὰ πρόθεσιν κλητοῖς οὖσιν.

    Hummm….
    Very interesante.

  16. Anonymous // 11/09/2009 at 2:35 am //

    Compartiré una experiencia personal:

    Hace tiempo deseaba grandemente poder disfrutar un fin de semana en un lugar a la orilla de la playa y no había podido por diversas razones.

    Este fin de semana gracias a Jehová pude hacerlo. Sencillamente todo sucedió. Es maravilloso.

    He aprendido lo importante que es el poder de la oración, la gratitud, la alabanza a Dios, el temor de Dios, el sentimiento de reverencia.

    El problema es: cómo sentir gratitud por Dios si crees que todo te va mal. Uno cree que soportar con resentimiento y decepción las vicisitudes de la vida es tener fe.

    Nada más lejos de la realidad.
    Es tener la expectativa y la certeza de que, así sea al final del túnel, Dios es la solución, sin amargarse o resentirse durante el proceso. Llenarse de confianza, valor, y dejar totalmente las cosas en manos de Dios, es mejor, mucho mejor, que sentarte en un rincón a lamentarte de ti, con una actitud de víctima. Es verdad, a veces hay que sentarse a llorar si uno se siente así.

    Pero, como dice este salmo, esta es la actitud:

    Salmo 126:5-6
    Los que siembran con lágrimas segarán aun con clamor gozoso.  6 El que sin falta sale, aun llorando, llevando consigo una bolsa llena de semilla, sin falta entrará con un clamor gozoso, trayendo consigo sus gavillas.

    A veces hay lágrimas, dolor, frustración. Pero si uno persevera en que el resultado Dios lo hará para bien, uno cosecha, o siega.

    Si no que lo diga Miker. Qué sentiste tomando un dinner en New York?

    Es una comida. Algo totalmente pasajero. Pero queda la sensación de que tiempo atrás lo imposible, ahora se puede.

    Está Dios ahí? Seguro que sí.
    Te sentiste decepcionado? Bueno, nos pasa a todos. El asunto es manejar la decepción, y no convertir el fracaso o la decepción, en este caso de algo que se creía, y se probó equivocado.
    Y? Dios existe, y no falla.

    Aunque como dice un libro, hablando de la frase de Einstein de que “Dios no juega a los dados”, “Dios es el juego”.

    -Reflexiones libres

  17. Gracias por los comentarios.
    Dejame que conteste mas tarde.
    En todo caso…
    Hay una traducción del texto que me gusta mucho, es esta:
    “Los que siembran entre lágrimas,
    cantando cosecharán”

    PD.

  18. “Los que siembran entre lágrimas,
    cantando cosecharán”

    Todavia es la verdad.
    -SB

  19. Yo si creo en el Agnostos Theos,.
    Y se que los que siembran entre lagrimas cantando cosecharan.
    No fue un error, no fue un error.
    Aun tengo Esperanza en el Futuro, aunque tu hayas dejado de creer.

    “So the words you could not say
    I’ll sing them for you.
    And the love we would have made
    I’ll make it for two.
    For every single memory
    Has become a part of me.

    “Jesus to a Child” George Michael

  20. AngelSaul // 12/25/2015 at 7:47 am //

    La religión imprimió en la psiquis humana la existencia de una deidad externa, una entidad que se mide acorde a esta realidad donde ocurre la vida tal y como la conocemos. De ahí su parecido con todas las características humanas, incluyendo por supuesto; que lo que deseamos se cumpla tal y como lo dicta nuestro capricho. Una necesidad que extiende el infantilismo hasta las últimas horas de la vida, que precisa de un paternalismo vitalicio que asuma las decisiones que no somos capaces de tomar.
    Existen niveles de la conciencia en cada ser vivo y atribuimos a los humanos una ventaja abismal sobre la de los animales o sobre los bebés que aún no hablan. A esos niveles no se está consciente de esa necesidad. Quizá porque asumen “inconscientemente” de que forman parte de una realidad mucho mayor. A ese nivel no se piensa en la muerte de la forma tan trágica como se piensa y teme cuando crecemos y nos van embrollando en esta “red” de la que para salir hace falta otra vida, si acaso.
    El vocablo Dios, manoseado hasta la saciedad, no define ese todo y a falta de otra definición más exacta se cae en discusiones de las más ridículas y torpes que se hayan oído.
    Hoy día se amplía el rango de investigación, y con un interés sin precedente la ciencia, o parte de ella se abre a estudiar un abanico de posibilidades tan lógicas como inentendibles. La realidad pasa a ser solo “esta realidad”, “esta dimensión”, o “este plano”. Poco a poco los dioses de las religiones van quedando atrás, como aquella maestra de primaria que desempeñó un papel en su momento. Como quedaron Zeus, Odín, Auramazda… y pronto estarán los dioses de turno.
    Hay momentos muy breves, sutiles, en los que sin motivo aparente nos sentimos dichosos y en unión con los demás. Desaparecen las etiquetas, incluso los animales y árboles nos son familiares. Esos breves instantes es como si recordáramos quiénes éramos antes de siquiera aprender a hablar. Somos tocados por ese ente al que pertenecemos…Una fuerza amorosa con voluntad de crear, inteligente y organizada, tan ajeno a lo “trivial” que no hay referente para comparar. Creo que la necesidad es solo eso, reconocernos como parte de él, religarnos, volver a ser puros en nuestra conciencia. A veces me parece que todo esto es un juego; “a ver cuánto te demoras en darte cuenta” Ya veces nos ayuda un poquito. Algo tan puro no cabe en las páginas de ningún libro religioso.

  21. admin // 12/25/2015 at 7:33 pm //

    Angel Saul…suscribo a tu idea de modo completo. Dios o su concepto es por mucho, mas amplio y superior que el de un libro o religion. Y creo que ese juego del “A ver cuanto te demoras en darte cuenta” es un juego que vale la pena ser jugado…y lo disfruto a diario. Gracias por este comentario. Creo en ese Dios…de el no se nada mas que lo que siento de el. Y todo lo que me transmite es bueno. Y me atrevo a decir…con toda honestidad y valentia…que yo amo a ese Dios, al Dios verdadero y Agnostos, y percibo y siento su amor. Que sea lo que sea, yo digo Amen y gracias.
    Desearia … “Someone to Lava” pero si no llega… Asi es la laif.

    miker

  22. AngelSaul // 12/26/2015 at 4:39 am //

    Gracias a ti, si sigo este magnífico blog es porque encontré alguien que frecuentemente le pone voz a lo que pienso e intuyo.

Leave a comment

Translate »