Miker Tower

JW.ORG Manipulacion y Tergiversacion para DEMONIZAR a la Universidad

Texto dela hermana  Barbara Anderson, autora del libro “Testigos de Jehová Proclamadores del reino de Dios” publicado por la Watchtower y disponible en su sitio web jw.org,

Texto tomado desde

http://www.freeminds.org/doctrine/education_anderson.htm

 Nota de miker:Para poder obtener pleno beneficio de esta denuncia de manipulacion fraudulenta, sirvase por favor accesar el sitio web de jw.org en el siguiente link donde aparece el articulo de La Atalaya en cuestion:

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2005726

  (Inicio de la Traduccion de miker)

 Debo decir que los publicadores de La Atalaya de 1 de Octubre de 2005, revista de los Testigos de Jehová, tergiversa las expresiones encontradas en al menos cinco fuentes muy conocidas, en un intento por desincentivar a sus lectores sus metas de obtener educación superior.

Una revista religiosa podría optar por no usar fuentes seculares en sus temas de instrucción, pero si el editor las incluye y permite que sus lectores las lean, ellos naturalmente asumirán que estas citas se han obtenido con cuidadosa selección de modo de no descontextualizarlas , para no llevarlos a una conclusión que el autor de las fuentes no se proponía.

A menudo los autores desarrollan sus ideas utilizando dos métodos: 1) por medio de presentar varios hechos demostrables; 2) por medio de citar a otros escritores. Estas citas pueden ser comparadas a ladrillos que el autor utiliza para construir sus ideas de modo ordenado para llevar a  una conclusión lógica. Se ha observado que muchos escritores de La Atalaya toman uno o más de estos “ladrillos” y entonces los utilizan para construir una estructura lógica alternativa y conclusiones diferentes a las que la fuente original se proponía. Más aún, para darle autoridad a estos “ladrillos”, las citas son puestas no en cualquier pieza de la enorme cantidad de literatura que produce esta religión (N de miker:léase “secta”), sino que en La Atalaya, que es la publicación principal que entrega las políticas a seguir, la cuál debería dar a sus lectores más confianza aún de la validez de las declaraciones citadas.

Antes de presentar mi afirmación de tergiversación de las fuentes, la cual abusa del contexto en favor de La Atalaya,  es útil considerar ciertos antecedentes respecto al punto de vista de los Testigos de Jehová respecto a la educación.

Antes de Noviembre de 1992, el mensaje de la literatura de los testigos por sus líderes fue claro y absoluto – la educación universitaria era algo que los Testigos de Jehová no deberían intentar obtener. ¿Por qué no? Porque la educación superior es el modo de obtener una carrera “mundana” prestigiosa y la llave para obtener un estilo de vida próspero y materialista en un mundo que Dios destruirá muy pronto.
Por ejemplo, en 1969, La Atalaya dijo lo siguiente respecto a como los Testigos graduados de educación media deberían ver el deseo de obtener educación superior:
Talaya1969 pag 491

Arriba Scanner de La Atalaya 1969 página 491 Español.(corresponde con la de 1969 página 171 en Inglés) Scanner de una declaración que se halla en la Despertad22 de Agosto 1969 Español.

DespertaR 22 Agosto 69

Una Nueva Opción

En general los Testigos, aceptaron ese modo de pensar hasta el año 1992, cuando el artículo aparecido en La Atalaya del 1 de Noviembre “Educación con un Propósito” presentado por autores testigos más progresistas, mostró un cambio considerable en el punto de vista respecto a la Educación superior. Sin embargo, mas que una iniciativa revolucionaria tomada por el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová, lo que pasó en realidad es que, ciertos  desarrollos de la economía les forzaron a hacer una modificación de la opinión previa.

Del mismo modo que antes, a los lectores se les instó a continuar “interesados en la educación, pero no por motivos egoístas, sino para ser siervos de Jehová más efectivos”. Y el mensaje enviado a los testigos jóvenes permaneció inalterado -encontrar un empleo que pagara un salario decente para tomar el “precursorado”. (actividad de misionero)

En el artículo se destacaban las ventajas en que resultaba el lograr conocimientos básicos de historia, geografía, ciencias, lenguaje…etc, generalmente obtenidas en la educación media que podrían servir para:

  • hacer a un joven testigo, alguien más util para la Organización
  • ayudar a los testigos a ser buenos proveedores como ordena la Biblia
  • ayudar a los testigos a donar dinero para la obra de predicación mundial de la Organización

Habiéndo dicho esto, la modificación de la postura anterior, daba inicio. La Atalaya mencionaba que lo que pocos años atrás se consideraba un nivel adecuado de educación como requisito para obtener  un salario decente, había cambiado en muchas partes del mundo y que estaba siendo difícil hallar empleos al tener sólo la cantidad mínima de estudios (la educación media completa) promovida anteriormente por los testigos. De tal modo que, dijo La Atalaya “pudieran considerar la posibilidad de recibir alguna educación o preparación suplementaria” añadiendo enotro párrafo que “el propósito de adquirir más educación, …no debería convertirse en una meta materialista. (*** w92 1/11 pág. 18 párr. 12 Educación con un propósito ***)

Aunque se repitieron las mismas viejas advertencias contra la educación superior, tales como que- Las universidades se oponen a la enseñanza de la Biblia y que son centros de inmoralidad y desenfreno-por primera vez los publicadores de La Atalaya admitieron que “ahora los jóvenes afrontan esos mismos peligros en las escuelas secundarias, colegios técnicos e incluso en el empleo”. Puesto que los hijos testigos no pueden ser completamente ajenos a tales influencias, los padres han sido aconsejados para que sus hijos vivan en casa cuando tomen estos cursos adicionales, e incluso añadió que esperaban que los jóvenes testigos continuaran manteniendo el interes en su fe como prioridad.

Para la mayoría de los Testigos de Jehová y sus hijos, el artículo fue ralista y liberador, y las siguientes palabras fueron especialmente bienvenidas:

“…si después de analizar cuidadosamente y bajo oración las ventajas y las desventajas, los padres y los hijos cristianos deciden a favor o en contra de seguir estudiando después de la escuela secundaria, el resto de la congregación no debería criticarlos. Los padres cristianos tienen la prerrogativa de decidir, de modo responsable, si sus hijos seguirán estudiando o no después de la escuela secundaria…Si se sigue estudiando, no debería ser con el motivo de presumir de preparación ni de sobresalir en una prestigiosa carrera mundana…”

Un miembro del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehova. Lloyd Barry, ahora muerto, fue a la universidad de Nueva Zelandia en su juventud. A principios de los 1990s, el expresó privadamente a algunos miembros del departamento de redacción del Betel de Brooklyn de New York respecto a la necesidad de cambiar la actitud en contra de la educación suplementaria, pero no porque el asistió a la universidad. Lloyd Barry mostró empatia por la desgracia de los testigos de Jehová con empleos de bajo pago tal como de demostraba por cartas recibidas en Betel de Brooklyn, y desde las sucursales de todo el mundo. En dijo que en ciertos países de Europa no había trabajos disponibles para testigos, ni siquiera en locales de comida rápida, si ellos no tenian un curriculum que mostraba poseer alguna educación despues de la escuela. Debido a que los testigos no podían escapar a las dificultades económicas mundiales, Lloyd Barry, junto al resto del Cuerpo Gobernante, autorizaron el artículo de La Atalaya del 1 de Noviembre, que cambio la visión de los testigos respecto a la educación superior. (N de miker. Sigo opinando que son unos títeres sin poder)

Es interesante que otro miembro del Cuerpo Gobernante, Dan Sydlik, compartió con un amigo que la Sociedad Watchtower se estaba encontrando en una situación dificil puesto que la enorme cantidad de publicaciones requerían del personal técnico que no podían hallar en la comunidad de los testigos. Por lo tanto se decidió por una actitud algo más liberal respecto a la educación universitaria, sabiendo que un porcentaje de estudiantes con habilidades técnicas podrían eventualmente hacerse disponibles como voluntarios para el personal de la central.

Lo VIEJO se hace NUEVO…DE NUEVO

En el mundo actual, con precios subiendo, es un desafío para todo el  mundo, incluídos los testigos de Jehová, el proveer para cubrir las necesidades de la familia y las personales, por lo tanto el valor de la educación superior ha llegado a ser ahora más necesario que nunca. Aún así, en 2005 el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová decidió que los padres no deberían estar excesivamente preocupados por la capacidad de proveedores de sus hijos en el futuro.  La Atalaya del 1 de Octubre contenía un articulo titulado “Padres-¿Qué futuro desean para sus Hijos?” el cual alteraría el modo en que los testigos consideraban la educación, una vez más. ¿Por qué fué necesario otro ajuste?

 Basicamente, desde que apareció el artículo de La Atalaya del 1 de Noviembre de 1992, más de catorce años de libertad de desición provocaron que muchos jóvenes testigos alrededor del mundo siguieran con educación superior después de completar sus estudios y después de haberse graduado de esta, ellos no siguieron tras empleos de media jornada ni tomaban el servicio de tiempo completo. Además no sólo los testigos Jóvenes estaban asistiendo a la universidad, sino que muchos testigos adultos estaban volviendo a las escuelas para enrolarse en las universidades en donde se equipaban con cursos que les permitierann obtener empleos mas bien remunerados.

Tras evaluar los reporte de los Superintendentes de Circuito, el consenso en los cuarteles de la Watchtower fue que los padres habían sido barridos con el espíritu de competencia y de ganancia material y éxito de sus hijos y de ellos mismos. Este sentimiento se expresó en varias Escuela del Ministerio del Reino (un seminario para ancianos) en donde se les dijo que los Testigos estaban “aprovechándose” de la nueva postura respecto a la universidad, para ir tras una educación que hiciera más fácil el emprender el servicio de precursor o proveer para sus familias. Se les dijo que estaban “tratando de hacer un nombre para sí mismos” en este mundo. En consecuencia, esta tendencia debía ser restringida. Por lo tanto en La Atalaya del 1 de Octubre de 2005 se redefinió el significado de educación superior para el “rebaño”. Es una educación enfocada en obtener habilidades técnicas en escuelas que ofrecieran carreras cortas   para sus hijos, a los cuales siempre se les da cierta cantidad de atención dentro del grupo.

La Atalaya del 1 de Octubre de 2005 dejó claro que las universidades que ofrecían cursos de cuatro o más años para obtener una Licenciatura o estudios de posgrado para acceder a carreras de medicina, leyes, ingeniería y por el estilo, quedaban descartadas. A partir de entonces, empezó la crítica contra cualquier testigo que fuera a la Universidad para obtener educación en campos especializados de buen ingreso. Pero ¿Cómo convencer al rebaño que ir a la universidad no era lo mejor para sus intereses, y que ellos deberían estar contentos con sólo obtener una educación suplementaria de corta duración?.  Parte de la estrategia del Cuerpo Gobernante fue intentar probar-mediante el uso de argumentos, de estudios e investigaciones recientemente disponibles-que obtener un título universitario no garantizaba obtener un empleo exitoso, y que el costo para un joven testigo no valía la pena.

¿Otra Voltereta?

Como una nota aparte a este tema, el programa Independent Lens, que es un programa semanal emitido por la Televisión Pública en Estados Unidos, “presenta nuevos documentales y dramas hechos por directores independientes”. KNOCKING (Golpeando la puerta), es un documental que Independent Lens sacó al aire en 2007. Se anunció el documental KNOCKING como “abriendole las puertas a los testigos de Jehova”

En su sitio wen NPT/PBS se dedica una página especial a “explorar los mitos y las realidades de los testigos de jehova” http://www.pbs.org/independentlens/knocking/myths.html

El siguiente es uno de los llamados “Mitos” puesto junto a una de las “Realidades”:

Mito. Los Testigos de Jehova han hecho muchas predicciones erroneas del fin del mundo en diferentes ocasiones, lo cual ha arruinado la vida de miembros que nunca optaron por una educación o una carrera”

Realidad. Durante el curso de los 130 años de historia de los testigos, han habido períodos de predicciones del Armagedon. Los testigos sintieron que la inminencia de este mundo y el inicio del Reino de Dios no eran compatibles con la necesidad de adquirir educación superior que llevara a una carrera lucrativa en un sistema de cosas condenado. Además, el trabajo de predicación de los Testigos no requiere un tpitulo universitario, por lo tanto se les desincentivó en su bpusqueda de educación superior. Pero en 1995, los testigos oficialmente dejaron atrás las creencias de que el Armagedón vendrá durante el período de vida de las personas que viven hoy, diciendo en cambio que el fin viene “pronto”. Los testigos que tienen circunstancias favorables son animados a servir de tiempo completo, lo que es alrededor de un 10%  de ellos. Ahora, muchos jóvenes testigos asisten a la Universidad.”

Si la “Realidad” citada arriba es verdad, entonces daría la impresión de que los testigos que van a la universidad lo hacen sin las críticas de sus líderes. Sin embargo, este ensayo no discute respecto a los pro y los contras de si la educación universitaria va en favor de los intereses de los Testigos de Jehová, sino que es una Critica a la Watchtower por su tergiversación de citas para sacarlas de contexto y promover la ideologia de los Testigos en ese tiempo determinado.

 Supuesta prueba en contra de asistir a la Universidad

En los primeros ocho párrafos de la Atalaya del 1 Octubre de 2005, se discuten aspectos relativos a la educación superior, incluyendo para ello muchos textos bíblicos que puedan ayudar a los aproblemados padres a tomar una decisión educacional respecto al futuro de sus hijos en armonía con sus creencias religiosas. La Atalaya indica que Los estudiantes de enseñanza media reciben enormes presiones de parte de profesores, consejeros y otros jóvenes para que logren ser aceptados en las mejores universidades, donde supuestamente conseguirán los títulos que les abrirán las puertas a empleos prometedores y bien pagados”. Se formula una pregunta en el párrafo 8: “Pero ¿deberían observar de brazos cruzados cómo sus hijos son arrastrados por el espíritu competitivo, cuyo único objetivo son los logros de índole material?” Para los padres testigos esta pregunta suena amenazante. La  jw.org / watchtower frecuentemente ha condenado la competencia usando Gálatas 5:26 “No lleguen a ser egocénticos, promoviendo competencias unos con otros”

Además, bajo el primer subtitulo, “El Costo de la Educación Superior”, en los párrafos 9-13, se hallan nuevamente muchos textos bíblicos, pero, adicionalmente, cuatro referencias que procuran dirigir las mentes de los padres Testigos de Jehová a los problemas de permitirles a sus hijos ir a un Instituto o Universidad.

Se explica en esos párrafos los costos de adquirir una educación superior, tales como:

1. Carga económica. “la educación superior de calidad se está convirtiendo rápidamente en un privilegio exclusivo de los ricos e influyentes, quienes se la proporcionan a sus hijos para que ellos también lleguen a ser los miembros ricos e influyentes de la sociedad. ¿Deberían los padres cristianos poner esa meta a sus hijos?” 2. Lazos. “Como vemos, aunque los estudios puedan ser casi gratuitos, el precio que paga el estudiante es una vida completamente dedicada a promover este sistema de cosas.”. 3. Ambiente malsano. “Las universidades son bien conocidas por ser escenario de conductas perjudiciales: consumo de drogas, abuso del alcohol, inmoralidad, falta de honradez en los exámenes, humillantes pruebas de iniciación, y la lista sigue y sigue”. 4. Presión académica. “presión de los exámenes y las tareas de investigación, que, naturalmente, exigen horas de estudio de parte de los alumnos. Además, puede que algunos deban tener al menos un trabajo de tiempo parcial. Todo esto les quita mucho tiempo y energías. ¿Qué queda, entonces, para las actividades espirituales?” Y entonces la Atalaya dice: “Es lamentable que algunos jóvenes hayan perdido su fe por sucumbir a las exigencias de tiempo y energías que les ha impuesto la universidad o por caer en prácticas contrarias a las Escrituras.”

A continuación, bajo el subtítulo “Cuáles son las Alternativas”, después de insertar citas bíblicas para influenciar a padres e hijos a no seguir el camino más popular sino a procurar aspectos y vocaciones que tengan como propósito la carrera teocrática, se agrega la posición que el Cuerpo Gobernante tiene respecto a seguir una educación complementaria : “Los estudios indican que en muchos países hay una apremiante necesidad, no de graduados universitarios, sino de personas que tengan un oficio o puedan prestar servicios útiles.” Con todo esto en mente, se motivó a los padres a inscribir a sus hijos en cursos cortos para estudiar empleos de oficina, mecánica automotriz, reparación de computadores, gasfitería, peluquería y  muchos otros más, porque esos trabajos “…ofrecen los medios y la flexibilidad necesarios para aquellos cuya verdadera vocación es el servicio a Jehová”

Manipulación de citas seculares.

Nuevamente, el propósito de este ensayo, no es denigrar los puntos de vista personales o religiosos que los miembros de los testigos de Jehová tengan respecto a la educación superior, o si para alguno, es aceptable o no. Varios puntos de la Atalaya pueden ser valiosos para muchos padres no testigos. En vez de eso, este ensayo apunta a dejar claro que si se van a utilizar fuentes seculares para influenciar la decisión de los testigos respecto a la educación superior, estas citas no deberían ser sacadas de contexto y manipuladas. Aristóteles hizo una vez la observación siguiente: “La primera desviación de la verdad se multiplica miles de veces más tarde”. Eso es particularmente cierto, cuando se considera que decenas de millones de personas creen todo lo que dice La Atalaya”.

En la página 29 del artículo de la Atalaya bajo discusión, aparece un cuadro adjunto donde se citan cuatro fuentes seculares, las cuales han sido manipuladas en todos los casos. También hay una cita tomada de un artículo del New York Times, que se halla en el párrafo 9 del artículo de La Atalaya. Aparentemente al citar a personas distinguidas que han estudiado la situación de la educación superior, La Atalaya espera demostrar que alcanzar un grado académico universitario no implica obtener un buen empleo. Pero ¿Es eso lo que los expertos dicen?

Antes de seguir, aqui están las citas que se hallan en el mencionado cuadro adjunto:

*** w05 1/10 pág. 29 Padres, ¿qué futuro desean para sus hijos? ***
¿Cuánto valor tiene la educación superior?

En su mayoría, quienes ingresan en la universidad sueñan con conseguir un título que les permita acceder a empleos seguros y bien remunerados. Sin embargo, los informes oficiales de Estados Unidos indican que solo la cuarta parte de los universitarios consiguen un título antes de seis años, una proporción penosamente baja. Con todo, ¿se traducen tales títulos en buenos puestos de trabajo? Observemos lo que revelan estudios e investigaciones recientes.
“Por el simple hecho de ir a [las universidades de] Harvard o Duke no se logra automáticamente un mejor empleo ni un salario más alto. […] Las empresas no saben mucho de los jóvenes candidatos. Un diploma reluciente […] quizá impresione al principio. Pero después, cuenta mucho más lo que la persona puede o no puede hacer.” (Newsweek, 1 de noviembre de 1999.)
“Aunque los empleos de hoy exigen en general mayores destrezas que en el pasado […], lo que hace falta es dominar las que se aprenden en el nivel de enseñanza media, como matemáticas, lectura y expresión escrita […], no las que se enseñan en la universidad. […] Los estudiantes no necesitan ir a la universidad para conseguir un buen trabajo, pero deben dominar las materias que se enseñan en el nivel de enseñanza media.” (American Educator, primavera de 2004.)
“La mayoría de las universidades están seriamente desconectadas del mundo real en cuanto a preparar a los estudiantes para entrar en el mercado laboral después de graduarse. De repente, las escuelas vocacionales […] están ganando popularidad, pues de 1996 a 2000, el número de matriculados ha aumentado en un 48%. […] Mientras tanto, los títulos universitarios que tanto dinero y tiempo consumen han llegado a valer menos que nunca.” (Time, 24 de enero de 2005.)
“Las previsiones del Departamento de Trabajo de Estados Unidos para el año 2005 pintan el desolador cuadro de que al menos un tercio de todos los graduados universitarios con cuatro años de carrera no hallarán un empleo que esté acorde con su titulación.” (The Futurist, julio-agosto de 2000.)
En vista de todo esto, cada vez más educadores abrigan serias dudas sobre el valor que hoy tiene la educación superior. “Estamos encaminando mal a los estudiantes”, lamenta el informe de la revista The Futurist.
Por el contrario, observemos lo que dice la Biblia en cuanto a Dios: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar. ¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río, y tu justicia como las olas del mar” (Isaías 48:17, 18).
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
1) Newsweek, November 1, 1999

La siguiente es la primera de las citas encontradas en el cuadro adjunto de la Atalaya. El uso de estas citas por parte de la Atalaya ‘¿Refleja con honestidad lo que la reflexión de los autores realmente quiere decir?“Por el simple hecho de ir a [las universidades de] Harvard o Duke no se logra automáticamente un mejor empleo ni un salario más alto. […] Las empresas no saben mucho de los jóvenes candidatos. Un diploma reluciente […] quizá impresione al principio. Pero después, cuenta mucho más lo que la persona puede o no puede hacer.”.- Newsweek, Noviembre 1, 1999.Sin embargo, este es el contexto de Newsweek respecto la cita de arriba: la cita se ha destacado. El articulo completo se halla en el Apéndice 1 al final de este ensayo.“Todos sabemos que asistir a la Universidad es esencial para el éxito económico. Mientras más prestigiosa sea la Universidad, el éxito es mayor. Es mejor asistir a Yale o Stanford, que decir, Universidad de Arizona. A las personas que poseen las mismas habilidades básicas, les va mejor si se gradúan de una Universidad de elite. La mejora (se dice), proviene de las mejores conexiones los companeros mas brillantes y cursar ramos con profesores superiores. Muchos padres con el terror a que sus hijos no vayan a la escuela “correcta” han generado una explosión de guías, consejeros y companias de asesoramiento para ayudar a los estudiantes en sus carreras de admisión. El problema es que todo el mundo sabe que no es verdad. “Por el simple hecho de ir a  Harvard o Duke no se logra automáticamente un mejor empleo ni un salario más alto. . A los graduados de esas escuelas generalmente les va bien. Pero les va bien porque son talentosos. Si hubieran escogido Universidades con menos credenciales, a ellos les hubiese  ido (en promedio) igualmente bien. La conclusión es que las Universidades de elite tienen pequenas ventajas comparativas. Estas exponen a los alumnos a brillantes académicos y estimulan a los cursos. Pero las universidades no fabrican el éxito estudiantil. Los estudiantes forjan su propio éxito, esto provoca que el prestigio de la Universidad se enriquezca…. La explicación es probablemente simple. En la mayoría de las Universidades, los estudiantes pueden lograr una buena educación si ellos se esfuerzan. “Un buen estudiante que asista a una universidad de prestigio regular, puede hallar buenos estudiantes para estudiar junto a él”, escribe Dale and Krueger. De modo similar, aún las escuelas de elite tienen estudiantes mediocres o malos. Una vez en el mercado del trabajo, el lugar donde has ido a estudiar importará en los primeros años, al principio de tu carrera. Las empresas no saben mucho de los jóvenes candidatos. Un diploma reluciente (un titulo de Universidad top) quizá impresione al principio. Pero después, cuenta mucho más lo que la persona puede o no puede hacer. Las habilidades se desarrollan. La reputación crece. Las Companias prefieren a un competente graduado de Podunk que a un incompetente graduado de Princeton”

¿Está el autor, Robert J. Samuelson, diciendo que ir a la universidad es de lo peor?

¿Dice él que un grado académico no implica un buen empleo?

No.

Obviamente el trata de decir que el éxito no viene dado por asistir a una Universidad top. El dice,

“Si hubieran escogido Universidades con menos credenciales, a ellos les hubiese ido (en promedio) igualmente bien.”

El Sr Samuelson indica que el promedio de los estudiantes talentosos, sin importar la Universidad a la que asistieron, no verá diferencias después de su graduación. El tema del artículo fue que no importaba donde los estudiantes estudien, si no se aplican al estudio, pues si llegan a ser mediocres o malos, nadie los contratará. No hay nada en el artículo que sugiera que la universidad no es garantía de éxito. Aquí se dice que el éxito viene de la disciplina, la motivación y el talento, sin importar en que parte esté la Universidad en la que uno se ha enrolado.

2) American Educator, Primavera 2004

“Aunque los empleos de hoy exigen en general mayores destrezas que en el pasado […], lo que hace falta es dominar las que se aprenden en el nivel de enseñanza media, como matemáticas, lectura y expresión escrita […], no las que se enseñan en la universidad. […] Los estudiantes no necesitan ir a la universidad para conseguir un buen trabajo, pero deben dominar las materias que se enseñan en el nivel de enseñanza media.”.

A continuación se muestra el contexto de la cita recién expuesta del American Educador (las citas están remarcadas): El texto completo del artículo aparece en e; apéndice 2 al fin de este ensayo.

“En Segundo lugar, investigadores de empleos que mantienen contacto con los empleadores han hallado que aunque los empleos de hoy exigen en general mayores destrezas que en el pasado  (cuando muchos trabajos sólo requerían de fuerza física),lo que hace falta es dominar las que se aprenden en el nivel de enseñanza media, como matemáticas, lectura y expresión escrita (Murnane y Levy, 1996), no las que se enseñan en la universidad. De modo similar, nuevas investigaciones respecto a las destrezas requeridas para ejercer muchos buenos empleos (lo que implica aquellos que generan ingresos capaces de mantener una familia sin dificultad y con perspective de mejorar su estandar de vida), requieren también del dominio de destrezas a nivel de secundaria tales como Inglés y Algebra II (American Diploma Project, 2004).Desafortunadamente, más del 40 por ciento de los graduados de nivel secundario, tienen falencias de conceptos en matemáticas y el 60 por ciento evidencia fallas en comprensión de lectura. (Murnane and Levy, 1996). Los estudiantes no necesitan ir a la universidad para conseguir un buen trabajo, pero deben dominar las materias que se enseñan en el nivel de enseñanza media. Investigaciones muestran que un buen dominio de tales habilidades en la secundaria conducen a altos desarrollos posteriores: Para jóvenes que no poseen grados académicos, el subir el puntaje de calificaciones promedios (desde C a B) se asocia con un incremento salarial de 13 por ciento a la edad de 28 años. Eso es casi la misma diferencia en salario de un Licenciado, que recibe alrededor de un 14 por ciento más que los trabajadores sin grado académico (Miller, 1998; Rosenbaum, 2001). Destrezas sólidas a nivel universitario, preparan a los estudiantes para entrar a la fuerza laboral y mantener una puerta abierta a promociones futuras” (Rosenbaum, 2001).

Introduciendo su artículo, el Sr Rosenbaum indica que cree que es un error animar a un estudiante a asistir a la Universidad sin tomar en cuenta su pobre preparación académica. El tema de este artículo es “A la gran mayoría de quienes no lo hicieron bien en la secundaria les iría mejor, en términos de sus futuros ingresos, si buscan un buen empleo, en vez de ir a la universidad.” Este artículo versa acerca de las “capacidades” de quienes fueron a la universidad, pero que no deberían haber asistido a ella. La razón es que el empleador no puede confiar en que el Diploma obtenido en sus casos sea una señal de capacidad, es más, ellos deberían usar los “grados universitarios como señal de que el postulante posee suficientes habilidades al nivel de secundaria”. Si a su vez, las secundarias entregaran señales claras de que es posible confiar en las capacidades que esta otorga, la presión sobre los estudiantes para ser enviados a la universidad podría disminuir.

De ningún modo el Sr Rosenbaum ha dicho que asistir a la Universidad no implica obtener un buen empleo, como induce a creer la cita que La Atalaya expone en el cuadro de la página 29. Nadie esta discutiendo la validez de las declaraciones citadas del American Educator que se han puesto en el cuadro. Sin embargo es una deshonestidad el descontextualizar partes de la cita y utilizar palabras escogidas para sostener un argumento que el autor jamás intentó hacer parte del artículo.

3) Time, January 24, 2005

“La mayoría de las universidades están seriamente desconectadas del mundo real en cuanto a preparar a los estudiantes para entrar en el mercado laboral después de graduarse. De repente, las escuelas vocacionales […] están ganando popularidad, pues de 1996 a 2000, el número de matriculados ha aumentado en un 48%. […] Mientras tanto, los títulos universitarios que tanto dinero y tiempo consumen han llegado a valer menos que nunca.”

A continuación se muestra el contexto de la cita recién expuesta de revista Time (las citas están remarcadas): El texto completo del artículo aparece en el apéndice 3 al fin de este ensayo.

“Cientistas sociales están empezando a comprender un cambio en el modo en el cual vivimos nuestras vidas. En el pasado, las personas transitaban desde la niñez, a la adolescencia y desde la adolescencia a la adultez, pero hoy en día existe una fase intermedia entre la adolescencia y la adultez, aunque aún es una nueva etapa intermedia entre estos dos puntos. A partir de los 18 y hasta los 25 y más allá ha llegado a aparecer un estado de vida distinto de los demás, una extraña y transicional tierra del nunca-jamás (de Peter Pan), entre la adolescencia y la adultez en la cual las personas se mantienen por unos pocos años más, quitándose la capa de hierro de las responsabilidades adultas que constantemente amenazan con caer sobre ellos. Son quienes están en medio de la mitad. Usted puede llamarlos “twixters”…Hay muchas lecciones acerca de los twixters que se aprenden del cuento de Swann. Uno es que la mayoría de las universidades están seriamente desconectadas del mundo real en cuanto a preparar a los estudiantes para entrar en el mercado laboral después de graduarse. De repente, las escuelas vocacionales como DeVry y Strayer, enfocadas a trabajos prácticos, están ganando popularidad, pues de 1996 a 2000, el número de matriculados ha aumentado en un 48%. La mayoría de las escuelas tradicionales están adaptando sus enfoques hacia entregar educación práctica. En el Otono, La Hendrix College en Conway, Arkansas, introducirá un programa llamado Odyssey project, el cual, según dicen ellos, animará a los estudiantes a “pensar aparte de los libros” en áreas tales como “desarrollo de liderazgo profesional” y “servicio mundial.” Docenas de otras escuela están haciendo lo mismo.

Como universidades que están luchando por generar estudiantes capaces de entrar el mundo real del trabajo, están exigiendo más de lo que entregan. El resultado de todo esto es hacer crecer el número de twixters e impedirles crecer y madurar. Treinta años atrás, la mayoría de la ayuda financiera era debida a becas, pero ahora el énfasis marcado está en los préstamos, no en la donación. Los graduados actuales deben 85% más en deudas por préstamos de estudio que sus compañeros de hace una década, según el Centro de Investigaciones y Política Económica. En el personal de revista TIME el 66% debían más de $10,000 al tiempo de su graduación, y 5% debía más de $100,000. (Sin mencionar las deudas en las tarjetas de créditos que bombardean a los que son carne fresca y que abusan de los estudiantes. Demos, un grupo de políticas públicas, dice que las deudas en tarjetas de crédito de los estadounidenses entre 18 y 24 años, han aumentado a más del doble entre 1992 y 2001.) Mientras más tiempo toma pagar tales deudas, más tiempo les toma a los twixters alcanzar la independencia económica que es crucial para alcanzar la identidad adulta, sin hablar que esto implica además que podrán al fin dejar la casa de sus padres.

Mientras tanto, los títulos universitarios que tanto dinero y tiempo consumen han llegado a valer menos que nunca. Mucha más gente está ahora asistiendo a la Universidad—un 53% de incremento desde 1970—lo que hace que el valor de un grado académico en el mercado del trabajo haya estado diluyéndose. La ventaja en salarios de quienes han cursado cuatro años en la Universidad, no ha aumentado significativamente desde los 90s, según la Oficina de Estadisticas del Trabajo. Para compensar esto, muchos twixters vuelven la Universidad a obtener posgrados y especialidades. Swann, por ejemplo, está planeando ingresar a una escuela de negocios. Pero seguir tomando más clases universitarias, significa un costo extra de valioso tiempo y dinero, lo que seguirá posponiendo el momento para ellos de alcanzar la adultez en el futuro próximo”.

 

Dando por supuesto que el artículo dice “Las escuelas vocacionales han experimentado un aumento” y “los diplomas universitarios han llegado a valer menos que nunca antes”, debemos leer las citas en el contexto para entender lo que el autor intenta transmitir. Este artículo de Time no esta pensado para decir que las escuelas vocacionales son el lugar donde se debe ir. Se está haciendo un examen de los “Twixters”, jóvenes adultos incapaces de establecerse después de su graduación universitaria. La razón de utilizar la experiencia del twixter, Matt Swann’s, no fue demonizar la educación universitaria, sólo porque Swann ha sido un graduado universitario, sino enseñar muchas lecciones acerca de los twixters a partir del relato de Swann. De hecho, el artículo indica que la graduación universitaria no es suficiente, para poder ganar suficiente dinero para mantenerse a si mismos, los twixters deben volver a la universidad para sacar titulos profesionales. El Sr Swann, por ejemplo planea volver a la Universidad para mejorar sus opciones en su carrera.

4) The Futurist, July/August 2000

“Las previsiones del Departamento de Trabajo de Estados Unidos para el año 2005 pintan el desolador cuadro de que al menos un tercio de todos los graduados universitarios con cuatro años de carrera no hallarán un empleo que esté acorde con su titulación.”

Lo siguiente es el contexto de la cita de arriba tomada de The Futurist (Lo citado esta marcado): El artículo completo puede verse en el Apéndice 4 al fin de este ensayo.

“Estamos encaminando mal a los estudiantes. La mayoría de los jóvenes estadounidenses tienen la expectativa de tener un alto nivel de vida y empleos bien pagados. Casi uno de cada tres desea tener una carrera profesional. Diez por ciento desea trabajar en la industria del deporte o del entretenimiento. Otro 10 por ciento piensa en estudiar medicina.

La realidad es que los tradicionales trabajos de la sociedad de alto nivel están en declive. El periodico de la American Bar Association ha reportado que, de los alumnos de Leyes de la generación de 1988, 84.5% obtuvo empleos permanentes en el área legal, dentro de los seis primeros meses. En contraste con sólo, 69.6% de la generación de 1994, donde el 15.3% no consiguio empleo ni siquiera de media jornada en ese período.

Las previsiones del Departamento de Trabajo de Estados Unidos para el año 2005 pintan el desolador cuadro de que al menos un tercio de todos los graduados universitarios con cuatro años de carrera no hallarán un empleo que esté acorde con su titulación. Los cuales teniendo títulos en virtualmente todo campo profesional, exederán las oportunidades de empleo en al menos 50%!.

Mientras tanto, son pocos los jóvenes que se ven a si mismos trabajando en el área de servicios, manualidades, o industrias técnicas. Esto aunque los indicadores económicos y perspectivas laborales del gobierno indican que son estos sectores los que crearán la mayoría de los nuevos empleos durante los próximos 10 a 15 años. Muchos economistas creen que el 70% de los buenos empleos disponibles actualmente y en el futuro de la Economía estadounidense no requerirán titulos universitarios, más que eso, requerirán alguna forma de entrenamiento adicional y educación, tal como un Grado asociado de dos años o un certificado de entrenamiento técnico. Mas de 190,000 trabajos para técnicos profesionales están vacantes, así como empleadores buscando candidatos calificados. Para 2005, los negocios en EEUU necesitarán de mas de un millón de trabajadores calificados para manejar alta tecnología. No sólo es que en EEUU ocurra un deficit educacional en la mayoría de la población, también ocurre que muchas personas del segmento que posee más educación ha sido instruida para llevar a cabo ocupaciones equivocadas.

Se necesita una nueva definición de “carrera” que centre menos su atención en escalar posiciones en una corporación y mas enfocada en reconocer las nuevas oportunidades que surgen y adaptarse a las nuevas circunstancias. En vez de enfocarse en preparar el ingreso a una carrera, los trabajadores actuales y posteriores necesitan de una educación de alta calidad que pueda integrar conocimientos generales tanto de ciencias como en humanidades junto con las nuevas tecnologías de desarrollo que crean las nuevas ciencias de reciente aparición.

Lo que las Compañias están haciendo

Cerca de 7 de 10 empleados encuestados en 1998 dijeron que la educación secundaria tiene fallas que dificultan lograr éxito en el trabajo. La Asociación Nacional de Manufactureros reportó que el 40% de la población de 17 años de edad carece de habilidades matemáticas, y el 60% presenta fallas en escritura y lectura, lo cual provoca una baja de producción en la Industria de las manufacturas. Este oscuro informe apunta a que existe una fiera competencia por labor calificada. Si las empresas son quienes han de tomar para sí la fuerza de trabajo, y estas desean ser exitosas en el futuro, deberían llegar a ser más activas en al menos dos modos: (1) mediante asociarse con el sistema de educación local para desarrollar programas de preparación mas apegados la realidad (2) Invirtiendo en el entrenamiento de sus propios empleados para animarlos a desarrollar modos de aprendizaje de por vida”

 

 

La cita tomada del artículo de The Futurist fue seriamente desvirtuada para apoyar un muy predispuesto argumento de la Atalaya. Note que el autor del tema de la Atalaya en primer lugar destaca el articulo del Sr Gordon respecto al reporte del Departamento del trabajo.

¿Es el caso que este reporte estatal acerca de que un tercio de los graduados no hallará empleos acordes con sus grados es una prueba de que un titulo universitario no implica hallar un buen empleo?

No.

La palabras importantes en la cita son, “que correspondan con sus grados.” El tema de este artículo es tratar acerca de que los cambios en las necesidades de empleos en el futuro requerirá un diferente tipo de educación, o una más alta calidad en la educación de tal modo que esta produzca trabajadores capaces de manejar alta tecnología. Gordon critica a las escuelas actuales porque están enseñando, muchas carreras no prácticas. Y es por eso que el artículo comienza diciendo: “Estamos encaminando mal a los estudiantes”. La preocupación del autor es hacer concordar el desafío de educar para el empleo y la vida en el nuevo milenio lo cual incluye “aprendizaje de por vida”. Más que “preparar para el ingreso a una carrera”, Gordon explica que “los trabajadores actuales y futuros necesitan educación de alta calidad, capaz de hacer integrar el conocimiento general de ciencias y humanidades con las tecnologías de ciencias emergentes”. El habla acerca de las necesidades futuras como “nuevas y más ágiles que en las del siglo veinte”, las cuales “serán mucho más sensibles a las demandas globales de empleo, generadas por una nueva economía orientada fuertemente a la tecnología”. Este es un artículo que discute una reinvención de la educación, no está referido a que los “educadores están dudando seriamente del valor actual de la educción superior,” tal como la Atalaya indica en el cuadro de la página 29

Hay otros autores que están de acuerdo con el Sr. Gordon en este punto. Por ejemplo, Alan Deal indica en la revista, Radiant Living, “La necesidad de entrenamiento continuo es una realidad en casi toda Industria.” Explicando mejor este punto, el Sr Deal establece que, “el número de anos que toma acumular conocimiento se ha duplicado y ha venido a aumentar exponencialmente a partir del siglo 19. La velocidad con que tal conocimiento cambia la industria y la hace avanzar es lo que crea la necesidad de entrenamiento contínuo como algo real y aplicable a casi toda industria”. De tal modo que ambos el Sr. Gordon y el Sr Deal coinciden en que la educación contínua será una realidad para las futuras generaciones de trabajadores y no como dice la Atalaya que la secundaria y quizás una carrera técnica es la mejor opción para todo el mundo.

New York Times, Op-Ed, April 30, 2004

El ultimo ejemplo de este ensayo que muestra la deshonestidad de La Atalaya en sacar fuera de contexto citas seculares, se halla en el párrafo 9 de la revista:

*** w05 1/10 pág. 28 párr. 9 Padres, ¿qué futuro desean para sus hijos? ***
9 Cuando hablamos de costos, por lo general pensamos en términos de dinero. Es cierto que algunos gobiernos dan ayudas económicas, de modo que los estudiantes cualificados no tienen que pagar tasas ni matrículas. Pero en casi todas partes, tales estudios son cada vez más caros. Un artículo del periódico The New York Times señala: “La educación superior solía considerarse un generador de oportunidades. Ahora solo confirma la brecha entre los ricos y los pobres”. En otras palabras, la educación superior de calidad se está convirtiendo rápidamente en un privilegio exclusivo de los ricos e influyentes, quienes se la proporcionan a sus hijos para que ellos también lleguen a ser los miembros ricos e influyentes de la sociedad. ¿Deberían los padres cristianos poner esa meta a sus hijos? (Filipenses 3:7, 8; Santiago 4:4.)

¿Puede deducirse que este artículo del New York Times diga que “ “La educación superior solía considerarse un generador de oportunidades. Ahora solo confirma la brecha entre los ricos y los pobres”. En otras palabras, la educación superior de calidad se está convirtiendo rápidamente en un privilegio exclusivo de los ricos e influyentes, quienes se la proporcionan a sus hijos para que ellos también lleguen a ser los miembros ricos e influyentes de la sociedad”? Significa todo esto que los testigos no deberían ir a la Universidad porque estarían demostrando que sus objetivos son ser ricos e influyentes en este sistema?

El siguiente es el contexto de la cita superior tomada del New York Times (se ha marcado la cita): Puede hallarse el artículo completo en el Apéndice 5 al final de este ensayo.

“Las desiciones de admisión están cada vez, más, basadas en modelos estadísticos que dejan pequeños espacios para la percepción del potencial y el carácter. Las credenciales e historial académico de los alumnos –Un alto promedio de calificaciones en la secundaria y en los test de admisión –no se traduce necesariamente en genialidad intelectual. Muchos alumnos destacados de la secundaria están sobrecargados mentalmente aún cuando están en sus primeras etapas juveniles, mientras los adolescentes de la case trabajadora e institutos locales con cursos menos exigentes están hambrientos por aprender y hacer las cosas tan bien como puedan.

Esos modelos nuevos intentan además incrementar los retornos de dinero al minimizar las becas – lo que la nueva casta de “asesores de matrícula” ha denominado, los recortes del precio de vitrina de los aranceles. En un ambiente donde las oficinas de admisión han sido vinculadas a veces con centros de ganancias, los “buenos pagadores”, en general estudiantes que provienen de familias estables, experimentan la mayor demanda. Sumado a esto, las ayudas que históricamente tenían como discriminante la necesidad de los estudiantes, esta crecientemente seleccionando a los beneficiarios según sus méritos académicos. Un buen número de estados de EEUU, han también adoptado este mismo punto de vista, premiando con millones de dólares en becas de mérito a estudiantes que podrían atender sus responsabilidades de todos modos, a diferencia de aquellos estudiantes que de no contar con apoyo financiero no podrían acceder a la educación superior.

El fondo del asunto es que cinco de cada seis personas calificadas (83%) que provienen de familias con ingresos mayores a $ 75.000 dólares anuales, entran a la universidad, a diferencia de menos del 42% que provienen de familias con ingresos inferiores a $ 25.000 anuales. La educación superior solía considerarse un generador de oportunidades. Ahora solo confirma la brecha entre los ricos y los pobres.

¿Qué hemos de hacer? Se necesita una inyección de ayuda basada en las necesidades económicas de los postulantes para las universidades públicas. El mercado sería más justo si los rivales se autocomprometieran a reclutar personas de clase trabajadora junto con personas ricas; todo esto con el objeto de democratizar el acceso a la buena educación universitaria; y hacer de las necesidades, no de la demanda del mercado, el discriminante para otorgar ayudas económicas.

El actual criterio desigual de admisión proporciona una puerta al debate público de largo aliento para analizar qué es lo que está equivocado con la conducción del Mercado de la educación superior—una discusión que se identifique con un nivel en donde el dinero no debiera ser la moneda de cambio. Paradójicamente, las preocupaciones basadas en el enfoque de mercado – ansiedad por delegar empleos para trabajadores calificados—pudieran ser la gran crisis de esta era, sugiriendo cambios en la educación superior que hagan más sencillo que adolescentes que no provienen de círculos de influencia social adquieran la suficiente educación para suplir esas necesidades de trabajo”

 

 

Una vez considerado este artículo, encontramos que el autor, David L. Kirp, considera que existe una “fuerte desigualdad económica” entre aquellos que pueden ir y quienes no pueden ir a la universidad. Esta es una inequidad que requiere ser solucionada. El autor pregunta, “Que hemos de hacer?” Sugiere una solución, “Una inyección de recursos a las universidades públicas basándose en el aspecto social.” Y esta es la parte central del tema. Obviamente, el no está sugiriendo boicotear a las universidades. Hay algunas mejoras que se han estado llevando a cabo y el Sr Kirp está de acuerdo con ellas “sugiriendo cambios en la educación superior que hagan más sencillo que adolescentes que no provienen de círculos de influencia social adquieran la suficiente educación para suplir las necesidades de trabajo .”

Fin de la Traduccion.

Comentarios finales de miker:

Nuevamente vemos como jw.org es una herramienta de desinformación cuyo fin es mantener a la gente en ignorancia para poder llevar a cabo su manipulación mental.

“Todo indica”, que los líderes, al ver una enorme disminución en mano de obra gratuita, prefirio optar por obreros, en vez de Ingenieros. Nada malo con ser Obrero, mis padres, son de clase trabajadora, pero si no fuera por su ayuda, no sé que sería de mí sin educación universitaria.

Es indignante ver como el Cuerpo Gobernante, o quienes los dirigen a ellos, no tengan en consideración el sufrimiento y la pobreza a la que son sometidos los testigos de a pie…especialmente aquellos 10% de “ministros de tiempo completo” muchisimos de ellos, brillantes y aptos para poder ser PhD en lo que hubiesen querido.

Bueno pues…mientras los líderes sacuden sus joyas y Rolex de Oro en sus ademanes de discursos llamado a la humildad, que sepan que la gente se está dando cuenta que los redactores de La Atalaya NO SON CONFIABLES.

 Mientras tanto, que los jovenes sean subempleados, explotados, ignorantes y esclavos de la Secta

miker

 

Leave a comment

Translate »