“Casada con un adoctrinado.”

(Adaptacion de la idea original de Azul Ultramar. Publicado el 19-12-2018 extj.co)

Muchas son las experiencias de las mujeres que hemos podido escapar de esta secta destructiva. Estas son las reflexiones de una extraordinaria joven mujer a la que tengo el gusto de conocer y que puedo llamar amiga. Ella me permitió hacer una adaptación de su experiencia ya publicada en Comunidad Ex Testigos de Jehová, de lo que pudo ser su vida si decidía permanecer dentro de la secta de los Testigos de Jehová.
Como bien sabemos, es difícil que una mujer testigo de Jehová encuentre esposo dentro de la secta, ya que el número de hombres es mucho menor que el de mujeres: de tal suerte que es una verdadera lucha por encontrar un varón casadero y los pocos que hay son muy “cotizados”, y las hermanas sufren pues su deseo natural es hacer una familia.
Esta valiente mujer, supo ser fiel a sí misma y nos permite conocer sus vivencias en este sentido, ahora a través de otras plataformas electrónicas.
Actualmente ella se encuentra fuera de los testigos de Jehová.
Aimée Padilla

Experiencia de Azul Ultramar:

“Quise contar mis vivencias porque las mujeres PIMO también pasamos tragos amargos, sobre todo las que están casadas, siendo las “ayudantes”.

En el matrimonio toca obedecer al esposo, apoyar sus decisiones y son las que los esperan cuando tienen asuntos que atender en la congregación, una buena esposa es muy valorada dentro de la secta, pero ¿qué pasa si como mujer ya no quieres ser Testigo de Jehová? ¿dónde pones tu dignidad y libertad de culto cuando tienes un “cabeza” que te obliga a continuar?

Estamos en una organización machista donde estás condenada a ser solterona por la escasez de varones y no puedes casarte con un “mundano” porque es muy mal visto. No tengo miedo de quedarme sola, tengo miedo de tomar malas decisiones y estar mal acompañada, una relación tóxica no te lleva a la felicidad.

Desde mi punto de vista no todo es casarse, las hermanas están en espera de ser elegidas como flamantes esposas y se dedican al precursorado…

Chicas que me leen: ¡No, no se resignen! valemos más que ser adorno, estudien, conozcan, crezcan como mujeres, llenen su mente de cultura y sean más bonitas de lo que ya lo son. Fuera de La Atalaya el mundo es enorme y hay millones de cosas que vivir, ¡ánimo! He aquí lo que deseo compartir con todas ustedes:

Hace una semana un amigo Testigo de Jehová que se cambió a otra congregación, me invitó a desayunar, yo acepté con la confianza que le tengo pues nos conocemos mucho antes de ser captados por la secta, fui muy contenta, salimos solos sin compañía, no es la primera vez, no hay nada que temer, desde el momento que lo ví él se comportó distinto a otros tiempos, fue más caballeroso, incluso dijo que pagaría mi consumo (se me hizo raro porque siempre paga cada quién lo suyo) todo iba de maravilla hasta que sacó un ramo de flores debajo de la mesa, me tomó la mano y dijo: “Azul, hace tiempo nos conocemos, tengo que decirte que me gustas… ¿quieres ser mi novia?”

¡Dios mío! Fue mi reacción, soy sincera: me dió pánico, estoy muy a gusto de apóstata y jamás pensé que él me fuera a confesar por fin su amor secreto, así que fui educada y directa: “no, disculpa, no me gustas, gracias por los detalles, quiero seguir siendo tu amiga…” sobra decir que el ánimo cambió, quise pagar mi parte para aminorar el impacto del rechazo pero mi amigo no me dejó, nos despedimos y camino a casa pensé “¿Qué tan difícil era decirle que sí? Cualquier mujer Testigo de Jehová aceptaría sin duda, es un buen hombre, es trabajador, es inteligente, me llevo bien con él y me quiere desde hace tiempo, ¿qué me costaba? No me atrae pero seguro que más adelante con el trato estrecho terminaré queriéndolo y sé que será un matrimonio estable…mmm… ¿estable?…No… Soy apóstata, ya no estoy a gusto dentro de la organización, ya no creo en el Cuerpo Gobernante, peor: está muy muy adoctrinado. Sería una crueldad hacerle creer que me importa que sea siervo ministerial, la predicación, el Broadcasting, las asambleas y demás actividades de la Organización JW, sería atroz de mi parte destruir su fe, es un crimen jugar con un corazón de esa manera… tal vez yo pueda engañarme y justificar diciendo que lo puedo despertar, sacarlo de la secta pero ¿cuánto tiempo me va a tomar? ¿Cuántas peleas habrá? ¿Cuántas veces lloraré o él llorará? ¿Cuántas veces no estaremos de acuerdo en algo y nuestro hogar será un campo de batalla? Él será mi cabeza, le tocará decidir y a mí sujetarme… ¿y si tenemos hijos? Querrá adoctrinarlos, les meterá la literatura JW, odio a Caleb y Sofía, no me gustan esos vídeos, no dejará que nuestros hijos estudien la universidad, si llegaran a bautizarse ya estuvo que jamás saldré de la secta, seré prisionera para siempre y condenaré a ese hombre a una vida infeliz con alevosía…”
Pasando los 28 muchas hermanas ya sienten la desesperación de no tener novio para casarse, creen que “se les va el tren”, están dispuestas a aceptar al que caiga, pero no es mi caso, no me siento necesitada de un hombre, no descarto el matrimonio o una relación estable pero no será con un adoctrinado, hace un año aún hubiera aceptado el yugo de un esposo sectario, tenía dudas y tal vez las podría haber ignorado, continuar adentro con tal de no quedarme sola, cumplir el sueño de casarme “sólo en el Señor”, pero ya no me siento obligada a permanecer aquí.

Tengo que reconocer que mi amigo tiene buenas cualidades pero pesó más la verdad: ya no creo que ésta sea la religión verdadera, soy apóstata y no puedo mentir tan descaradamente. De mi parte va que no voy a jugar con él ni con nadie, sobre todo porque hay muy buenas personas que dentro de su burbuja no saben que están siendo engañadas por los 8 viejos de Warwick pero ¿qué tal me voy a ver si aparte del engaño de la secta le agrego mi engaño? Seré doblemente culpable y mi conciencia no puede con eso.

No regresé el ramo de flores… hubiera sido demasiado grosero, me lo llevé, lo contemplé durante unos minutos… tuve una especie de iluminación sobre mi futuro como esposa
de un Testigo de Jehová, he aquí mi visión:

Iniciar el noviazgo bajo las reglas de la secta, esto es avisar a los ancianos y pedir “permiso”, dar a la congregación una imagen formal, a la vista de todos aparentar ser los novios perfectos, someternos a vigilancia extrema, tener que salir con chaperón, sufrir la intervención de los demás hermanos que con cada movimiento raro harán un escándalo de que “estamos haciendo cosas inmorales”

Recibir la recomendación de parte de los ancianos de estudiar “El secreto de la felicidad familiar” para fortalecer nuestra relación, ver películas tipo “¿Cómo sabes si es amor?”, ver los videos del canal jw.org, predicar juntos, ponernos “metas espirituales” en torno a la organización, comenzar a planear un futuro juntos y que el hombre me salga con que no quiere hijos (si me llego a casar yo sí quiero hijos), para poner en primer lugar el reino, hacerse disponible para ser sustituto de circuito o “irnos a servir a territorio aislado” (o sea, trabajar gratis y con muchas penas económicas para hacer crecer la empresa), que me pida hacernos precursores, trabajar tres días a la semana cada uno para cubrir nuestras necesidades básicas, pero limitar mi deseo de tener una casa bonita para vivir con modestia para enfocarnos en el reino porque pronto muy pronto viene el Armagedón…
Tendría que buscar otras formas de ganar dinero extra dedicándome a vender cosas sencillas para apoyar la economía del hogar (que no tiene nada de malo ¿eh? pero se fomenta mucho el conformismo y yo soy bastante independiente económicamente además de que me gusta comprarme lo que quiero cuando quiero, tendría que vivir muy limitada, ya fui precursora y no lo volvería a hacer, no me gusta andar corta de dinero).

He visto peticiones de mano en salones del reino con canciones WT; no creo poder soportar que me pidan matrimonio así, tendré que elegir el vestido de novia más recatado posible y sencillo para dar un buen ejemplo a la congregación; ¿por qué mi vida debe ser acorde la conciencia de un grupo de personas? ¿por qué tengo que quedar bien con ellos? ah! ya recordé: porque la vida que tenemos adentro de la organización no es nuestra, es de la empresa y todo lo que hacemos debe ser “modesto y humilde para que se note la espiritualidad”, luego en el discurso de la boda que se les ocurra mencionar al Cuerpo Gobernante! Ay no!

No podré invitar a mis amigos mundanos, a ustedes mis amigos apóstatas, a los que se han hecho inactivos o están expulsados, ni podré poner la música que me guste (nada de canciones inmorales… esperen… casi todo es inmoral será muy aburrida la fiesta) hacer todo eso a sabiendas que ya no creo en la secta ni en sus reglas sería el peor de las blasfemias contra mí misma.

Y como en algún momento tiene que pesarme tanto sacrificio estallaré de manera que comience de nuevo a buscar cosas apóstatas, a alimentar mis dudas porque siempre pasa que una vez que abres los ojos ya no los puedes cerrar, buscar ocasión de estar a solas para entrar a sitios apóstatas a desahogarme, tener miedo de que mi esposo y se decepcione.

El día a día como matrimonio Testigo de Jehová es leer el texto diario juntos, predicar, regresar cansados, tener que preparar las reuniones, estar atentos a los nuevos videos de la secta, las nuevas canciones, el Broadcasting, la noche de adoración de familia, hacernos disponibles para dar alimentos al de circuito durante las visitas, apoyar absolutamente todos los compromisos que mi esposito tenga y él decida sin preguntar si estoy de acuerdo o si tengo ganas.

No poder decir toda la verdad, una relación debe tener como fundamento la verdad, el poder platicar de todo y ser tú mismo, no poder decir cosas íntimas como que te gusta el box, leer a Stephen King, que no crees en 1914, que fuiste a votar, que no soportas las reuniones, etc.; estar viviendo una mentira con tal de no perderlo a la larga sería insoportable.

Entonces un día estallaré, confesaré que soy apóstata desde antes de casarme con él, lo haré llorar por haber mentido todo este tiempo, que pierda toda la confianza en mí y mi matrimonio penda de un hilo, decirle:
– “te sales conmigo? por favor! tenemos que salir de esta secta destructiva! no quiero perderte…”
Y él se indigne de semejante petición respondiendo así:
-“Te volviste loca??? Tienes alguno de esos ataques histéricos que les dan a las mujeres? Hay que ir con los ancianos, eso que has hecho es un pecado grave, confiesa, pide ayuda espiritual… ¿Qué te pasa? ¿Qué van a decir de mi? ¡Que no supe ejercer mi jefatura! ¡Me van a quitar el precursorado, mi privilegio de anciano! Por tu culpa me van a expulsar! Cómo pudiste hacerme eso? Dijiste que me amabas. Lo vas a confesar, preguntarás a los ancianos sobre todas las dudas que tienes, verás cómo te darán guía para que recuperes tu fe… vas a eliminar esa cuenta que tienes en el grupo apóstata ése y promete que jamás volverás a actuar así, no me pidas ponerte por encima de Jehová y su organización porque no puedo, me decepcionas! Creí que amabas a Jehová y no es así.. ”
A partir de ahí vivir todos los días en desconfianza bajo vigilancia para que no vaya recaer, ah! pero como ayuda para eliminar mi apostasía sumergirnos más en actividades sectarias y comenzar a padecer enfermedades derivadas de la tensión constante e infelicidad…

Tuve una visión corta pero muy profunda de lo que sería de mi vida si acepto un matrimonio con un adoctrinado, no son malas personas pero es imposible vivir con toda una empresa, me refiero a que la WT controla cada movimiento de sus ovejas y de manera obligatoria los Testigos de Jehová no tenemos vida personal, todo es actividad teocrática y apegada a sus dogmas, es necesario que nos demos cuenta de que no nos estaremos casando con un hombre/mujer sino con toda un sistema de alto control
También deseo que más mujeres le pierdan el miedo a no encontrar pareja dentro de la secta, que busquen elevar su autoestima y la persona indicada llegará

Este chico es muy querido por mí, pero “Amar sin ser amado es demasiado doloroso.

No soy una chica que odie a los hombres y tenga algún trauma con el patriarcado opresor, pero ya estoy consciente de mi valía y no estoy dispuesta a someterme a la secta, no voy a suprimir mi inteligencia con tal de no quedarme sin esposo, no quiero competir con los varones sólo quiero ser yo misma.

También entiendo que ver más allá de lo evidente cuesta mucho trabajo cuando lo que hay en la secta es todo lo que conoces, en mi caso hace unos meses llegué a pensar que jamás encontraría un buen hombre mundano, que tal vez me quedaré solterona para siempre e incluso pensé que ser más independiente estaba mal, porque al ser reprimida durante tantos años y que todos los días me recordaran que los varones son superiores a mí me hizo muy insegura de mis capacidades.
Poco a poco he aprendido a confiar en que puedo hacer mi vida fuera de la organización.

Otra reflexión a la que he podido llegar mientras escribo estas líneas, es que se nos inculca mucho que el mundo es tan malo que nada de lo que hay en él vale la pena. Me he dado cuenta de que a veces los hermanos no saben tratar a las mujeres no Testigos de Jehová, como que les dan miedo por inteligentes y confiadas, incluso las consideran sucias e inmorales, eso es muy triste y sí, machista, pues las “mundanas” creen en la equidad comparten responsabilidades, acá dentro nos tienen en un concepto de indefensión e inferioridad, como muñecas de trapo sin voluntad que se dejan manejar y no dicen nada, no digo que todos los hermanos pero sí abundan. Es triste que los hermanos piensen así pues no se dan cuenta de que en vez de “protegernos” nos subestiman y eso es muy humillante.

De hecho le platiqué a una amiga que también es PIMO y está casada con un adoctrinado y me dijo lo siguiente:
Azul, te escapas de una trampa enorme. Quiero decirte que uno puede soportar muchas cosas estando adoctrinado porque te encuentras en un estado hipnótico (llevando tu vida como un robot, sin meter en duda lo que se te pide) pero una vez que estás despierta, tu vida sería un calvario, porque uno no puede vivir en la dualidad todo el tiempo.

Yo respeto mucho los que pueden continuar haciendo todo lo que “un testigo espiritual hace” estando despierto de la secta, pero para otras personas, nos es imposible vivir jugando la comedia, o vivir una mentira.

Te felicito porque eres una mujer valiente, honesta contigo misma y con mucho amor hacia los demás. Tú le muestras un amor enorme a este amigo, rechazando su proposición, porque serían muy infelices juntos tanto uno como el otro, porque aunque el no esté consciente de ello, tus perspectivas de vida han cambiado.

Y el machismo existente dentro de ese mundo testiguil es enorme, tu no tendrás voz ni voto, si tu cabeza decide, decidió y ya está, solo te queda obedecer. Y si te pones rebelde…derecho a la pequeña salita, para tratar tus problemas matrimoniales, delante de gente incapaz de ponerse en el papel de un buen consejero matrimonial o psicólogo, porque no están preparados para ello. Un médico no es médico solo porque así lo decidió el, sino porque curso los estudios necesarios para ser capaz de llevar a cabo esa misión. Aquí la Watchtower los manda a hacer un papel o jugar un rol sin la mínima preparación.
Lo único que te dirán, es obedece, ora más y predica más para salir del bache en el que estés y así en realidad lo que te invitan a hacer…es a no pensar y ocuparte para que sigas en lo mismo, y uno termina desdichado y con mucha frustración.

Los que vivimos en una situación donde uno está despierto y el otro no, es terrible. Tu lo describiste bien en tu mensaje. Peleas tras peleas, desesperacion por no saber si algún día esto se va a acabar o si tu matrimonio va terminar, pierdes a tu mejor amigo, porque ya no le puedes contar nada, se la pasan vigilándote, tratándote de enferma espiritual, etc, etc, y cómo dicen por allí…a Dios gracias, en mi caso no hay hijos de por medio, si no, el divorcio ya se hubiese dado, porque yo no permitiría que mis hijos fueran adoctrinados en esta secta destructiva.

Hay algo que es muy importante y que la watchtower dice que no hay que hacer….y es escucharse a sí mismo, escuchar su sentir, y respetar nuestra intuición. Muchas veces la intuición nos dice que no, pero los amorosos consejos sectarios nos dicen lo contrario y hay que obedecer. Resultado es que vivimos nuestra vida siguiendo lo que se nos dice (en este caso una secta); y las consecuencias pueden ser nefastas. Porque vivimos la vida que otras personas han trazado para nosotros y no lo que nosotros verdaderamente queremos.

Que decir de cuántos matrimonios que son solo de fachada, que se llevan súper mal, pero siguen allí porque la secta los obliga. Aunque digan que no es cierto, que no se nos oblíga, yo conozco a muchos que se les hace tanta presión para que sigan juntos, que ceden y son muy infelices.

La gente en el mundo testiguil, que piensa que hay que casarse con el primero que viene, porque sino se va el avión, y ya no te casas, (evidentemente por la falta de chicos, ya que las mujeres son un “ejército fuerte”) es muy limitada en el sentido de que solo ve en el futuro cercano, pero la gente cambia, las situaciones cambian, y si no te entiendes con la persona, tu vida será un caos.

Yo creía que lo importante era de casarse con alguien espiritual, hoy con la experiencia de la vida y casi dos décadas de casada, me doy cuenta, que eso no es importante.

¿Porqué? Porque una persona puede muy bien tener la apariencia de alguien espiritual y no serlo para nada, sabemos que la espiritualidad en la secta es solo de fachada, tú puedes ser espiritual haciendo todo lo que te piden al pie de la letra, y eres súper espiritual. Mismo si tu corazón está podrido y eres mala persona.

Pero en la vida, hay cosas más impórtantes cómo es entenderse bien con la persona, que vIda te va a dar a ti y a tus futuros hijos, proporcionandoles no solo lo mínimo necesario (porque no solo se vive de pan y cebolla, lo siento pero es así), tener un papá y esposo presente, no uno que se ocupe de toda la congregación y no de su casa.

Leer la atalaya y el estudio familiar, eso no te ayuda en la vida real, porque te hacen ser una persona estresada, temerosa y limitada, no te permite desarrollarte como persona.porque con ello solo quieren lograr moldearte a la personalidad que ellos quieren…obediente y sin sentido crítico.

Sin decir que los más espirituales son en realidad los más fanaticos en esta secta, resultado es que desadoctrinarlos, es casi tarea imposible.

Después de que mi amiga me contó su amarga experiencia casada con un adoctrinado, entendí que había tomado la decisión correcta, ya que sus palabras están respaldadas por hechos, padece en carne propia el estar despierta y tener que sujetarte a un esposo.

No sería un problema si la secta no estuviera de por medio, una cosa son los problemas de pareja que puedan surgir y tienes toda la disposición de trabajar para resolver por amor, pero otra cosa muy distinta es pelear por culpa de 8 señores y sus imposiciones, lastimarse mutuamente por una religión falsa, poner tú o que el otro ponga por encima del cónyuge a una empresa, llegar al extremo del fanatismo y causar dolor a la persona que te ama.
Así que a tiempo tomé la decisión correcta, fue doloroso e incómodo pero hubiera sido una labor titánica y tal vez imposible sacarlo de la secta.

Afortunadamente soy libre de tomar la decisión que tomé y sé que me irá bien.
Espero que leer mi punto de vista como mujer ayude a tomar mejores decisiones a quienes me leen.”

Escrito por: Azul Ultramar
Adaptación: Aimée Padilla.