“Jehová el Dios Feliz”

Este es el título de unos de los tantas frases que la secta repite una y otra vez en sus discursos y publicaciones para el control mental de los adeptos. Deseo compartir mi visión de ex Testigo del “Dios Feliz” que nos quiere vender la multinacional JW.

Pondré como ejemplo la referencia de la w80 1/5 párrs 7,8 que dice:
7. ¿Qué hay en la declaración de Jehová que muestre si al tiempo de los “golpes” Jehová quebrantaría el pacto de la Ley?, pero, ¿cómo había tratado con aquel pacto el pueblo judío?
7 Jehová es un “Dios feliz,” y él desea que los que están relacionados con él mediante un pacto también sean felices. ¡Él mismo se ríe! Su promesa de que en el futuro el pueblo judío desterrado reiría era prueba de que él no había quebrantado el pacto de la Ley para el cual el profeta Moisés había servido de mediador entre Él y la nación de Israel. Pero, ¡ay, cómo habían violado los términos de aquel pacto los israelitas! “Además,” les dijo Jehová, “edificaron los lugares altos de Baal que están en el valle del hijo de Hinón [al sur del templo de Jerusalén], para hacer que sus hijos y sus hijas pasaran por el fuego [como sacrificios humanos] a Moloc, cosa que yo no les mandé, ni subió a mi corazón el hacer esta cosa detestable, con el propósito de hacer pecar a Judá [el Reino de Judá].”—Jer. 32:35.
8. Por eso, ¿después de qué experiencia merecida llegarían los israelitas a ser un pueblo para Jehová?
8 Por razones semejantes a ésa, los israelitas merecían que al Reino de Judá y su capital, Jerusalén, les sobreviniera una dificultad como una tempestad que avanzara implacablemente. Pero, después de predecir que aquello sucedería, el misericordioso Jehová pasó a decir: “‘En aquel tiempo [de la restauración de Israel],’ es la expresión de Jehová, ‘yo llegaré a ser Dios para todas las familias de Israel; y en cuanto a ellas, ellas llegarán a ser mi pueblo.’”—Jer. 30:23 hasta 31:1, inclusive.
https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1979…7:459-13:0

Al leer esto me quedé sorprendida de como la secta dice que el misericordioso Jehová  se ríe a pesar de las desgracias que esté atravesando “su pueblo” porque él sabe que al final todo estará de acuerdo a “su voluntad” (de hecho si a la persona le sobrevienen calamidades es porque SE LO MERECE)… una voluntad voluble en donde la felicidad del adepto debe de cuadrar con la felicidad de ese “Dios Feliz”, así que el Testigo de Jehová perpetuamente refleja una cara que no es la suya, pues si externa su opinión entonces se le tacha de poco espiritual.

Los últimos meses en que asistí al Salón del Reino estando despierta, sufrí de crisis nerviosa justo antes de salir de casa. De hecho desde el día anterior me empezaba ansiedad, pues no había “preparado” la Reunión, ya no me tragaba el cuento y leer toda esa información me causaba disonancia así que entrada la noche leía de prisa la información y la rayaba buscando las palabras “clave” para poder dar un “comentario edificante”. Cuando estaba a punto de salir hacia el Salón comenzaba a llorar y mis manos temblaban, mis padres adoctrinados me veían con preocupación pues su hija había caído en las garras de la apostasía. Mi madre me decía: “contrólate, qué van a decir los hermanos si te ven llegar así, recuerda que Jehová es un Dios feliz” y todo el camino iba llorando, pero al momento de entrar al Salón le hacía una oración a Jehová y le pedía me diera fuerzas para dejar de llorar… respiraba profundo y me tragaba las lágrimas. Ya estando en el Salón y al ver a los hermanos se me olvidaba un poco la tristeza y me tranquilizaba, pero cuando empezaba la reunión otra vez me regresaba la ansiedad y esta se incrementaba en el estudio de la Atalaya porque ya no quería comentar, no me sentía bien conmigo misma si lo hacía. Pero debía de sonreir porque yo era sierva de Jehová y no podía estar triste.

Cuando entonaban las canciones del Reino, en ocasiones se me salían las lagrimas… muchas veces las hermanas que estaban sentadas atrás de mi lo notaban y me pasaban una mano por la espalda, consolándome; yo les sonreía con mis ojos llorosos y les decía que la canción me había conmovido, pero no era asi. Yo quería gritar a los 4 vientos que no era feliz pero a mi misma me obligaba a serlo pues aun pensaba que debía de ser feliz porque era la voluntad de Jehová.

Y así como la mía, las experiencias de testigos de Jehová en donde se les obliga a parecer felices aunque no lo sean es el pan de cada día. Tal vez el lector en este punto diga: Bueno, ella no era feliz porque empezaba a despertar del sueño watchtoweriano, pero no es así.

Una hermana a la que quiero mucho a la que le llamaré Angélica, sufría dificultades económicas pero cuando conoció “la verdad” se hizo precursora regular. Sobrevive vendiendo dulces y pequeños juguetes afuera de una tienda departamental en el centro de la ciudad donde vivo. Ella me decía que Jehová le daba mucha felicidad porque siempre le proporcionaba lo necesario para comer y el resto de su tiempo dedicarlo al privilegio de ser precursora.

En el año 2010 nos azotó el Huracan Karl, la hermana no tenia puertas en su vivienda, solo protecciones (rejas) y las tapaba con una cortina para que no vieran hacia dentro. Cuando el Huracan nos golpeo, se tuvo que subir a los muebles pues su casa quedo invadida por el agua. Ella muy contenta me conto después: “Ay hermanita, mis muebles flotaban dentro de la casa, pero cuando la tempestad estaba mas fuerte, ¡Yo sentí un gozo! Porque Jehová me conservó con vida” Le dije: hermana tiene usted un hijo ¿Porqué no se fue con él?” Ella me respondió: “No quise ir, él me insistió pero si lo hacia ¿dónde quedaría mi confianza en Jehová?”
Al ver su cara pude ver tristeza, sus palabras decían que estaba feliz pero su expresión facial me decía otra cosa muy distinta.

Steven Hassan en su libro “Como combatir las técnicas del control mental de las sectas” en su capítulo 4 sobre el control de las emociones nos dice lo siguiente:
<<Para poder controlar a alguien a través de sus emociones, a menudo hay que redefinir sus sentimientos. La felicidad, por ejemplo, es una sensación que todo el mundo desea. Sin embargo, si la felicidad se define como estar cerca de Dios, y Dios no es feliz (como aparentemente sucede en muchas sectas religiosas), entonces la única manera de ser feliz es ser desgraciado. En consecuencia, la felicidad consiste en sufrir para poder estar más cerca de Dios. Tal idea aparece también en algunas teologías ajenas a las sectas, pero en estas es una herramienta para la explotación y el control>>

Este método del control de las emociones lo tiene bien estudiado la Organización JW, no desea que los adeptos se quejen, estos saben en su fuero interno que algo anda mal,  saben que están siendo explotados, saben que tienen que aguantar malos tratos, saben que son personas normales con problemas como todo ser humano los tiene, pero cuando su mente crítica empieza a decirles que están siendo victimas de injusticias, inmediatamente sale a relucir aquella vocesilla que se posa en su hombro y les susurra: “Jehová es el Dios feliz” y como robots, deben ponerse en modo feliz e ignorar que algo raro pasa dentro de la “verdad” , no son capaces de entender las señales que les da su propio cuerpo, no son capaces de pensar: Si Jehová es el Dios Feliz ¿porqué me siento tan triste? ¿porqué cuando toco una puerta deseo que el amo de casa no me abra? ¿Porqué deben de caerme bien todos en la Congregación aunque no seamos compatibles? Y así una larga serie de preguntas que el Testigo de Jehová no es capaz de hacerse, está deprimido y piensa que algo malo le sucede espiritualmente, piensa que su tristeza se debe a que no ha leído bien la biblia, a que no va al paso del Carro de Jehová ya que este da alimento espiritual en abundancia… en la mente del Testigo de Jehová siempre será su culpa la depresión que traiga encima, nunca será de la secta que lo esta manipulando, que se pone como vocero de Jehová y dice que es lo que le agrada o desagrada, quien se escuda en esa chocante frase: “Jehová es el Dios Feliz” para poder seguir manteniendo el negocio del Paraiso en el corazón de las personas nobles que cayeron en este culto en un momento vulnerable de sus vidas.

Asi que querido amigo Testigo de Jehová por favor haz un alto en tu vida y cuando experimentes sentimientos de ansiedad o depresión porque no llenaste tu cuota de horas, o porque no tienes cuando menos un curso bíblico pregúntate: ¿Un Dios feliz te haría esas peticiones? Te invito a que hagas ese ejercicio de reflexión.

Aimée Padilla